El niño de cinco años Eitan Biran, herido en la trágica caída del teleférico ocurrido en Italia, empieza a despertar del coma inducido y responde de forma "positiva" aunque su situación aún es "crítica".

"La respuesta del niño es positiva, con ataques de tos, algunos movimientos y momentos de respiración espontánea, pero por precaución vamos con mucha calma y cuidado porque la situación clínica sigue siendo crítica", ha señalado el director general del complejo hospitalario Città della Salute de Turín, Giovanni La Valle, a los medios italianos.

El pronóstico de Biran -que perdió en el accidente a su padre, madre, hermano y dos de sus abuelos- sigue siendo reservado y, si "la situación clínica permanece estable, el deseo es que se lo pueda extubar mañana por la mañana", ha explicado el doctor.

Para los sanitarios, la preocupación ahora son "las complicaciones no relacionadas con el sistema neurológico, que está intacto, sino las que pueden surgir como consecuencia del politraumatismo". Biran es el único superviviente del accidente en el que murieron 14 personas, entre ellas tres niños.

Las investigaciones sobre la caída del teleférico que conecta las localidades de Stresa y Mottarone, en la región de Piamonte (norte de Italia), por un delito de homicidio doloso múltiple, se concentrarán en el desprendimiento de un cable, pero también en por qué no funcionó el freno de emergencia de la cabina.