El secretario del Tesoro agregó que las sanciones son un instrumento muy útil para presionar al régimen de Damasco y responder al ataque químico del martes en la localidad siria de Jan Shijún, que causó más de 80 muertos.

El anuncio se divulga después de que la tarde de ayer y justo antes de reunirse con el presidente chino Trump autorizara un ataque con misiles guiados contra una base aérea siria en la que supuestamente se originó el ataque aéreo con armas químicas.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, reconoció en la misma comparecencia en la que habló Mnuchin que la pista de aterrizaje de la base aérea de Shayrat aún está operativa porque no era un objetivo.

No obstante, reveló que el bombardeo acabó con el 20% de los aviones militares sirios desplegados en esa base, desde la que también operan unidades rusas. Según la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el ataque estadounidense mató a ocho militares, entre ellos un oficial de alto rango, aunque agregó que puede aumentar la cifra de víctimas porque varios heridos están en estado grave.