El aeropuerto de Kabul continúa sumido en el caos. La Embajada de Estados Unidos en Afganistán ha lanzado este sábado un aviso a los ciudadanos estadounidenses en el país, a quienes aconseja que eviten el aeródromo debido a "posibles amenazas a la seguridad fuera de sus puertas".

La advertencia, publicada en la página web de la Embajada, pide a sus nacionales que eviten el aeropuerto y sus puertas -la única vía para salir del país- salvo que reciban instrucciones específicas por parte de un representante del Gobierno estadounidense. A su vez, los militares norteamericanos han comenzado a expandir sus operaciones de evacuación más allá del aeropuerto.

No obstante, poco después de la publicación del aviso de la Embajada, el general estadounidense William Taylor ha asegurado que "el aeropuerto sigue siendo seguro" y que "el personal militar supervisa actualmente las operaciones de vuelo". Asimismo, ha afirmado que el aviso de la Embajada ha sido una "notificación prudente para garantizar que cualquier movimiento" fuera del aeropuerto se realice de manera "segura y ordenada".

En cualquier caso, la situación en los alrededores de la infraestructura es cada vez más peligrosa: este sábado han llegado imágenes civiles llenos de sangre y el sonido de disparos mientras cientos de afganos muestran sus papeles para que les permitan salir, tal y como se aprecia en el vídeo que ilustra estas líneas.

Miles de personas han intentado por la mañana una nueva entrada en el aeródromo, asustadas por los disparos que se están escuchando de manera constante en sus alrededores. Testigos de la cadena británica 'Sky News' hablan de una situación especialmente crítica, en lo que se trata de "el peor día hasta ahora" desde que comenzaron las evacuaciones.

Fuentes de la cadena afirman que muchos de los afganos que esperan en los alrededores ya están recibiendo atención médica y que los disparos son obra de las fuerzas militares que están despejando la zona para "aliviar la presión en el frente".

También desde el Ministerio de Exteriores alemán han advertido este mediodía de que la "situación de seguridad en el aeropuerto de Kabul sigue siendo extremadamente peligrosa" y de que, según la información que manejan, sus puertas están cerradas.

 

Entretanto, este mismo sábado ha aterrizado en España un tercer avión fletado por el Gobierno con 110 afganos a bordo. Durante la tarde ha llegado también otro vuelo de evacuación con colaboradores europeos a la base aérea de Torrejón de Ardoz.