El Gobierno estadounidense espera cumplir con la evacuación de Afganistán antes del próximo 31 de agosto, si bien estas operaciones podrían extenderse dada la situación del aeropuerto de Kabul, donde se concentran miles de personas para intentar salir del país. Así lo ha indicado Joe Biden en una comparecencia en la Casa Blanca en la que ha informado del avance de las repatriaciones. Preguntado por la fecha marcada como límite para que culmine la retirada del país asiático -el 31 de agosto-, ha reconocido la posibilidad de plantear una prórroga.

"Hay discusiones sobre la extensión. Nuestra esperanza es que no tengamos que hacerlo", ha indicado al respecto. Asimismo, ha señalado que las tropas estadounidenses han ampliado el perímetro del aeropuerto para garantizar la seguridad de las personas que esperan para abandonar el país. Y es que, a su juicio, "todavía hay un largo camino por delante y muchas cosas pueden salir mal". En una línea similar se ha expresado Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de EEUU.

Según Sullivan, "en los días que quedan, creemos que tenemos los medios para sacar a los estadounidenses que quieran abandonar Kabul", pero tampoco ha descartado la prórroga. En cualquier caso, se ha limitado a indicar que Washington mantiene contactos "directos" y diarios con los talibanes y que su país está "superando las expectativas" en el sentido de la velocidad con la que se están llevando a cabo las evacuaciones. Así, espera poder concluir el proceso antes de que llegue esa fecha.

Sin embargo, los talibanes han advertido de que no se prorrogará esta fecha límite porque es una "línea roja" y habrá "consecuencias" si los países no acaban con las evacuaciones el próximo día 31. Además, fuentes de las milicias islámicas han asegurado a la agencia Reuters que no ha habido peticiones formales para ampliar este plazo por parte de ningún Gobierno extranjero. Mientras, la situación en el aeropuerto de la capital sigue siendo caótica. Ya son varias las personas que han fallecido en las inmediaciones del aeródromo en estampidas, en tiroteos y al intentar subirse a los aviones que están despegando.

Según estimaciones de la Casa Blanca, todavía hay en Afganistán entre 10.000 y 15.000 estadounidenses que necesitan ser evacuados, además de entre 50.000 y 65.000 afganos y sus familias a quienes EEUU también quiere sacar del país. Estados Unidos evacuó a 7.800 personas el sábado desde Afganistán, lo que sitúa el total en la última semana en cerca de 25.000. La cifra supone una aceleración importante con respecto al ritmo registrado en las últimas jornadas, cuando no se superaron los 4.000 evacuados al día.