El presidente de Estados Unidos ha confirmado que retrasa la redada masiva contra migrantes, ya que los demócratas y diversos colectivos de derechos humanos habían manifestado su rechazo a las deportaciones anunciadas.

Trump da dos semanas al partido Demócrata para llegar a una solución que evite la deportación masiva de inmigrantes. Así lo ha explicado en Twitter: "A solicitud de los demócratas, he retrasado el Proceso de Remoción de Inmigración Ilegal por dos semanas para ver si demócratas y republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de asilo y los vacíos legales en la frontera sur".

 

Sin embargo, si el Congreso no da una solución al problema en la frontera entre Estados Unidos y México, seguirá adelante con su plan.