Dinamarca pondrá fin a todas las restricciones contra el coronavirus el próximo martes, 1 de febrero.

Así lo ha anunciado la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, que ha llamado a "dejar atrás la pandemia y seguir adelante". "Estamos aquí con noticias increíblemente buenas. Esto marca la transición hacia una nueva era para todos nosotros porque Dinamarca volverá a ser una sociedad abierta", ha celebrado en una rueda de prensa junto al ministro de Salud, Magnus Heunicke.

Precisamente, este anuncio se ha realizado el día que las autoridades danesas de Salud han confirmado el segundo mayor número de casos de coronavirus diarios desde el inicio de la pandemia, 46.747. En total, se han contabilizado 1,4 millones de casos aproximadamente y más 3.600 fallecidos. Además, es en este país donde se ha detectado un importante número de casos de la subvariante de ómicron, BA.2, aunque aseguraron que "no están preocupados" por que pueda tener un impacto mucho más grave que lo que hemos visto hasta ahora.

A partir de la próxima semana, los daneses no estarán obligados a utilizar mascarilla en espacios públicos, salvo que así lo requieran los establecimientos, se levantarán las restricciones de aforo y horario, y otros lugares de ocio volverán a reabrir sus puertas, según informa 'Politiken'.

Sí seguirán vigentes las restricciones para aquellas personas que lleguen del exterior que no hayan sido vacunadas, quienes deberán presentar una prueba negativa de coronavirus y guardar un periodo de cuarentena.

Si bien Frederiksen ha matizado que la enfermedad todavía está presente, ha destacado la buena acogida que ha tenido entre los daneses el plan de inmunización. "Las vacunas han resultado ser lo que pensábamos, una súper arma que ha dado una fuerte protección contra el virus", ha señalado. En este sentido, ha agradecido el "desempeño de toda la sociedad", la cual "asumió la responsabilidad, se vacunó y se cuidó", mostrando "un sentido de comunidad" sin el cual no se podría haber llegado "tan lejos y tan rápido" al fin de las medidas.

En septiembre Dinamarca también eliminó todas las medidas contra el COVID-19 al considerar controlada la pandemia con una tasa de vacunación, por entonces, del 73%. Sin embargo, meses después reconocían que "ómicron estaba cambiando las reglas" y decretaron el cierre de espacios públicos, como cines o teatros.