La escalada de violencia en Bolivia no cesa y se cobra ya decenas de muertos que dejan tras de sí escenas sobrecogedoras como la protagonizada por una madre rota de dolor.

En el lugar en el que se encuentran varios cuerpos sin vida cubiertos con mantas, una mujer avanza hasta que localiza el cadáver de su hijo.

Como muestran las imágenes, cuando la madre llega hasta él, rompe a llorar y comienza a gritar. De rodillas en el suelo esta mujer exclama: "Papito, despierta; papito, no me digas que estás muerto".

 

Cuando descubre el rostro de su hijo, lo acaricia y finalmente lo coge con ambas manos mientras le habla directamente ahogada en llanto.

"¿A esto le llaman democracia matando como cualquier cosa? No son números, son vidas", denuncia una mujer que es familia de otro joven muerto.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos cifra ya en 23 los muertos en Bolivia y en en 715 los heridos. Además, muestra su preocupación por la respuesta de las fuerzas de seguridad bolivianas en el marco de las protestas que sacuden el país desde las elecciones del pasado 20 de octubre.