Durante el acto de graduación de los cadetes de la academia militar de West Pint, en Nueva York, Donald Trump realizó una intervención en el escenario que llamó la atención de muchos por su dificultad para coger un vaso de agua. El presidente de Estados Unidos levantó el vaso con su mano derecha, pero al intentar llevárselo a la boca, no fue capaz de mantenerlo en el aire por lo que tuvo que ayudarse de la otra mano para poder beber agua.

 

Una sorprender imagen que se está comentado en redes sociales, donde se preguntan qué le pasa al político. "Algo le pasa a Trump en su brazo derecho, vean cómo no puede tomar agua del vaso con él, tiene que usar su brazo izquierdo para poder tomar agua", afirma un usuario, que destaca que, "además, de los problemas para usar su brazo derecho Trump habla de manera muy farragosa".

Pero no solo durante su discurso, el presidente de Estados Unidos realizó un movimiento tras éste que ha llamado la atención. Al bajar por una rampa, Trump lo hizo mucho más lento de lo habitual, demostrando la dificultad que estaba teniendo para caminar.

Trump no es el único líder mundial que ha preocupado por su estado de salud, la canciller alemana Angela Merkel también ha sufrido varios temblores en varios actos institucionales el año pasado como puedes ver en este vídeo. Por su parte, Merkel explicó que estaba bien: "Estoy bien, es una reacción que, tal y como ha aparecido, se pasará, estoy segura".

La primera vez que Angela Merkel protagonizó uno de estos preocupantes temblores ocurrió cuando la canciller recibió al presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, en Berlín. Ese momento hizo que muchos medios se preguntaran sobre el estado de salud de la alemana, quien los achacó a una falta de hidratación.