El nuevo propietario de Twitter, Elon Musk, ha pasado tan sólo una semana al frente de la compañía. Sin embargo, algunos de los trabajadores están viviendo esta llegada como un auténtico calvario. No es para menos: la mitad de la plantilla va a ser despedida este viernes.

La decisión sobre su futuro llegará a través de un correo electrónico. Mientras tanto, las imágenes de los trabajadores captadas durante la jornada -que puedes ver en el vídeo que acompaña a esta información- hablan por sí solas. Algunos se encuentran al borde del llanto y la desesperación se apodera de ellos, mientras que otros duermen en la oficina porque se encuentran desbordados. "Parece que me han despedido. Me acaban de desconectar de mi portátil del trabajo de forma remota. #OneTeam para siempre", es el mensaje de uno de los ya exempleados.

Tras la compra de la red social, el personal de la empresa recibió un correo electrónico que avisaba sobre un reajuste de personal. En caso de seguir trabajando, -relataba la misiva digital-, recibirían un correo en su cuenta de la empresa; mientras que si eran despedidos, esa comunicación se realizaría a través de sus cuentas personales.

Un experto en Recursos Humanos, Iván Fernández, ha explicado a laSexta que en este tipo de procesos "lo ideal es que exista un trato cercano, humano, que siempre se comunique en persona". Ha hecho hincapié también en la idoneidad de que se ofrezcan "alternativas de futuro o ayuda, como por ejemplo una carta de recomendación".

Prepara una demanda conjunta

Cinco trabajadores han presentado ya una demanda colectiva contra Twitter por los despidos masivos efectuados por la compañía al considerar que violó leyes federales y estatales por no avisar con 60 días de antelación.

La demanda fue presentada ante un tribunal de San Francisco por cinco trabajadores, uno de los cuales fue despedido, según el escrito, el martes, apenas dos días antes de que Musk anunciara a miles de ellos a través de correo electrónico que a partir de este viernes reduciría drásticamente la plantilla, que actualmente está formada por 7.500 personas.

"En un esfuerzo por mantener a la compañía en un camino próspero, atravesáremos por el difícil proceso de reducir nuestra fuerza laboral", lee el correo que recibió el personal de la compañía tecnológica, adquirida por Musk en 44 millones de dólares. La comunicación también informó a los empleados que, por motivos de seguridad, las oficinas estarán "temporalmente cerradas" y el personal no tendrá acceso a las instalaciones.

"Twitter ahora se dedica a realizar despidos masivos sin proporcionar el aviso requerido bajo la Ley federal WARN", señala la demanda, en referencia a la Ley de Notificación de Ajuste y Readiestramiento de Trabajadores de 1998, informa NBC.

Los otros tres de estos demandantes explican en la demanda que sus cuentas de Twitter han sido bloqueadas este jueves sin notificación alguna, por lo que interpretan que serán parte de la plantilla que Musk tiene previsto despedir, mientras todavía no se conoce la cifra exacta de afectados.

Por su parte, el periódico británico Financial Times, informó que Musk planea recortar unos 3.700 puestos de trabajo de la empresa. Según el FT, el empresario tiene también como objetivo exigir el trabajo presencial en la oficina a partir de este lunes, con lo que revertiría la política actual de Twitter, que permite a los empleados trabajar desde cualquier lugar.

A finales de la semana pasada, el magnate de origen sudafricano revisó el equipo de administración del gigante de internet y despidió a ejecutivos, entre ellos el jefe de Twitter, Parag Agrawal, en tanto que incorporó a un pequeño grupo de asesores de confianza, incluido su abogado personal Alex Spiro.