La Cumbre de Acción Climática, organizada por la ONU, ha comenzado con un vehemente discurso de la joven activista Greta Thunberg y ha concluido con el compromiso de 77 países de eliminar todas las emisiones de carbono para el año 2050.

El secretario general de la ONU, António Guterres, había convocado a aquellos representantes dispuestos a anunciar medidas a favor de la transición ecológica, para intentar marcar "un punto de inflexión" en el deterioro del clima y el aumento de las temperaturas.

La 'alianza 2050': el compromiso de acabar con las emisiones

La ONU ha informado de que 77 países se han comprometido a reducir a cero las emisiones de carbono para el año 2050. A ellos se les unen 10 regiones, 102 ciudades, 93 empresas y 12 inversores.

Rusia se ha sumado a última hora al listado gracias a la firma del primer ministro Dmitri Medvédev del decreto que ratifica el Acuerdo del Clima de París de 2015 y por el que el país se compromete a mantener el calentamiento global por debajo de los 1,5 grados centígrados a finales de siglo.

España figura en esta lista, pero faltan los grandes contaminantes: China, Estados Unidos y la India. Por su parte, varios países ya han anunciado medidas.

Por ejemplo, Alemania ha acordado aumentar sus fondos para la protección del clima global de 2.000 a 4.000 millones de euros; y Francia, Colombia y Chile han presentado, junto a otros países, una gran alianza para proteger la Amazonia y otros bosques tropicales, una iniciativa que tiene la gran ausencia de Brasil.

El discurso de Greta Thunberg

La activista de 16 años y promotora del movimiento ecologista 'Fridays For Future', Greta Thunberg, ha cargado con vehemencia contra los líderes mundiales, a quienes ha recriminado su inacción ante la emergencia climática y ha reclamado que tomen medidas inmediatas. Puedes verlo en el siguiente vídeo.

Thunberg ha asegurado que la propuesta para reducir las emisiones no es lo suficientemente ambiciosa y ha admitido encontrarse "triste y enfadada" ante la postura de los políticos. "No es aceptable para nosotros, porque somos los que vamos a tener que vivir con las consecuencias", ha expresado.

"Nos están fallando a los jóvenes, pero los jóvenes están entendiendo la magnitud de su traición. Las nuevas generaciones están pendientes de ustedes, y si nos fallan nunca se lo perdonaremos", ha sentenciado.

Junto a ella, otros jóvenes activistas han presentado una denuncia contra Turquía, Brasil, Francia, Alemania y Argentina por su inacción.

Las reacciones de los líderes políticos han sido muy dispares. Por una lado, están los que, como el presidente francés Emmanuel Macron, han reconocido no estar haciendo suficiente y han "escuchado" y tomado "buena nota" de las palabras de los ecologistas.

Uno de ellos ha sido el secretario general de la ONU, que ha dado "gracias a los jóvenes por liderar la carga y responsabilizar a su generación".

No ha sido así la respuesta de otros, que han entrado a valorar si Greta Thunberg interpreta un papel o si va a terminar como un juguete roto.

Por su parte, Donald Trump, que ha recibido una mueca de desacuerdo por parte de la joven, ha empleado la ironía para referirse a ella. "Parece una joven muy feliz que espera un futuro brillante y maravilloso. ¡Da gusto verla!", ha escrito en Twitter.

 

La presencia fugaz de Trump

El presidente de Estados Unidos, que acostumbra a ignorar la crisis climática, ha estado únicamente 15 minutos en la cumbre. Ha sido después de la apertura de la sesión, a cargo de Guterres, Greta Thunberg y otros dos jóvenes activistas.

Trump, que sí participó en una reunión para proteger la libertad religiosa, con la que intentó contraprogramar la Cumbre de Acción Climática, ha asegurado ser "un gran creyente en el aire limpio y el agua limpia".

El republicano ha afirmado que "todos los países deberían unirse y hacer eso, y deberían hacerlo por sí mismos".

La gravedad y urgencia de la situación

Los participantes de la cumbre, con el secretario general de la ONU a la cabeza, han resaltado no solo la necesidad de cambiar los hábitos de producción, de inversión y de consumo, sino la importancia de aplicar medidas lo antes posible.

"La emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo, pero es una carrera que podemos ganar", ha declarado Guterres.

Todos los ponentes han recordado que, en caso de que el calentamiento global supere los 1,5 grados centígrados, la destrucción será irreversible. "Se están muriendo los ecosistemas, estamos a las puertas de una extinción masiva", ha señalado Thunberg.