Sin acuerdo sobre la relación tras el Brexit. Así concluido la conversación telefónica que han mantenido este sábado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el primer ministro británico, Boris Johnson, en la que no obstante se han emplazado a seguir negociando.

Aunque han constatado los "progresos que se han hecho en muchas áreas", ambas partes reconocen "diferencias significativas" que atañen, fundamentalmente, a las garantías de competencia justa, la gobernanza del acuerdo y la pesca, según ha informado Von der Leyen en rueda de prensa al término de la llamada, que ha durado más de una hora.

"Aunque reconocemos estas serias diferencias, acordamos que debería realizarse un esfuerzo más por parte de nuestros equipos negociadores para evaluar si pueden resolverse", ha señalado.

La presidenta comunitaria ha incidido en Twitter en que "no hay acuerdo factible si no se resuelven" esas diferencias que persisten entre Londres y Bruselas, aunque los negociadores jefe del Reino Unido y la Unión se reunirán mañana, domingo, y el lunes hablará nuevamente con el 'premier' británico.

 

En este sentido, el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha indicado a través de la misma red social que "el trabajo continúa mañana". "Veremos si hay una vía hacia adelante", ha tuiteado.

 

Esta llamada se antojaba crucial para desatascar las negociaciones, después de que las conversaciones en Londres se suspendieran ayer, viernes, ante la falta de progresos. Ello, a falta de apenas un mes para que concluya el período de transición tras la salida del Reino Unido de la Unión, que se produjo el pasado 31 de enero, y que culminará al final de 2020.

Si no hay acuerdo para entonces, las relaciones comerciales entre los dos bloques pasarán a estar regidas por las reglas generales de la Organización Mundial del Comercio (OMC).