La contraofensiva ucraniana ha iniciado con éxito la liberación de Lugansk. Así lo ha anunciado su gobernador, Serhiy Haidai: "Ya se han liberado varios asentamientos del ejército ruso, de los ocupantes rusos. Todos esos soldados (rusos) entienden que no pueden evitar la contraofensiva".

Las tropas de Zelenski han recuperado ya seis asentamientos en este territorio, entre ellas la aldea de Bilorivka, donde han grabado imágenes de la destrucción tras el paso del Kremlin.

Según ha informado Haidai, las tropas rusas están minando los caminos y edificios en su retirada para dificultar los accesos. Hasta hace unas horas, Lugansk era la única de las cuatro que acaba de anexionarse Rusia que controlaba casi al 100%, y ahora es otro de los frentes junto con Járkov y Jersón en los que el ejército ruso se está viendo obligado a retroceder.

Yago Rodríguez, director de 'The Political Room' ha indicado que "este mes y posiblemente el siguiente los rusos van a tener que estar a la defensiva": "Hay una ventana de oportunidad para que Ucrania lance ofensivas decisivas que puedan llevar a la guerra pues al punto de la escalada o al punto de que Rusia tenga que asumir una derrota".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha destacado el impresionante progreso de Ucrania y ha elogiado la valentía del pueblo ucraniano y de su ejército para recuperar su territorio.

Por su parte, Volodímir Zelenski ha valorado la posibilidad de implantar una nueva estrategia: "Los planes adoptados y documentos aprobados definitivamente deleitarán a los ucranianos. Y definitivamente molestarán a los ocupantes".

Mientras, la devastación se abre paso en las zonas recuperadas por Kiev. En la recién liberada Limán, entre escombros y restos de tanques, yacen los cuerpos de los soldados rusos tirados en el bosque.

Contraofensiva que es una dura imagen de derrota para Putin y que podría llevar al presidente ruso a tomar decisiones más peligrosas para recuperar su prestigio.