Una de las muchas terribles imágenes que nos deja la guerra en Siria es el momento en el que un voluntario de los 'Cascos Blancos' salva la vida a una bebé y rompe a llorar. La imagen dio la vuelta al mundo para mostrar los horrores del conflicto y ahora por fin se ha podido volver a encontrar con la pequeña.

El voluntario escuchó el llanto de la pequeña mientras ayudaba a sacar a gente entre los escombros tras un bombardeo en Alepo y corrió para salvar la vida de la pequeña Wahida Maártouk, de tan sólo 30 días de vida.

"Sentí que era mi hija otra vez al sostenerla entre mis brazos, toda sana y salva. Su padre estaba tan feliz de volver a verla y volver a reencontrarse conmigo. Para mi, esto ha sido muy especial porque pude salvar una vida inocente" ha dicho Abu Kifah tras el reencuentro.

El padre de la bebé con el salvador de su hija | Agencias