El asalto al Capitolio de Estados Unidos por parte de seguidores radicales de Donald Trump ha generado una fractura en el Partido Republicano. Mientras su líder pedía a los manifestantes que regresasen a sus casas, no sin insistir en el fraude electoral y asegurar que hoy sería un día para recordar, voces del partido se levantaban para pedirle que hiciese un llamamiento al fin de la violencia en las calles.

Una de estas voces ha sido la de Mike Gallagher, congresista republicano por Wisconsin, quien desde el edificio asaltado ha descrito la situación como "republica bananera". Además, ha llegado a comparar la situación con lo que él vivió en Irak en 2007.

"Tenemos manifestantes que han asaltado el Capitolio, enfrentándose a la policía, forzando su entrada. El vicepresidente de Estados Unidos ha sido sacado por los servicios secretos. Esto es una republica bananera". De esta manera, ha pedido a Trump que pidiese el cese de la violencia: "Tenemos que pararlo, señor presidente, tienes que hacerlo. Eres el único que puede hacer que esto se acabe".

Él no ha sido el único. El gobernador republicano de Vermont ha pedido al presidente Trump que renuncie o sea destituido de su cargo, tras los enfrentamientos producidos en Washington.

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, tampoco ha dudado en condenar el "intolerable" ataque al Capitolio. "La protesta pacífica es un derecho de todo estadounidense, pero este ataque a nuestro Capitolio no será tolerado y todos aquellos implicados serán procesados con todo el peso de la ley", ha manifestado tras ser evacuado.

Trump carga contra Pence: "No ha tenido el coraje de hacer lo que debería hacer

Tras rechazar las presiones de Trump, que le pedía frenar la ratificación de la victoria de Joe Biden, el líder de los republicanos no ha dudado en culparle de lo sucedido. "No ha tenido el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución", criticaba Trump a Pence.

También el republicano Kevin McCarthy, líder de la minoría de la Cámara, ha condenado lo sucedido. "Esto es anti-estadounidense. Esto nunca debería suceder en nuestra nación y lo que sea que esté sucediendo ahora tiene que terminar".

McCarthy, que estaba entre un gran grupo de republicanos de la Cámara de Representantes que planeaban oponerse al recuento de votos del Colegio Electoral, ha terminado por reconocer que "todos" tienen algo de culpa en lo ocurrido, haciendo referencia al clima de crispación político.

Por su parte, el senador republicano Mitt Romney ha acusado a Trump de incitar a la "insurrección" contra el Gobierno. "Esto es lo que el presidente ha causado hoy, esta insurrección, ha manifestado en una entrevista con 'New York Times'.

Tras los graves incidentes ocurridos en el Capitolio, que se han saldado la muerte de una mujer que ha sido herida de bala cuando trataba de entrar en la Cámara de Representantes, varios representantes republicanos han dado un paso atrás y han retirado su apoyo a las objeciones a la victoria de Biden.

De esta manera, finalmente solo seis senadores republicanos han apoyado la objeción a los resultados en el Estado de Arizona, que ha fracasado con un amplio margen de 93 votos en contra de la misma.