Cambio de papeles. Un Emmanuel Macron ofensivo y una Marine Le Pen que se defiende en bajito. Este miércoles se celebró el debate de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Las posturas de los candidatos, muy diferenciadas en contenido y forma, quedan plasmadas en los titulares de la jornada.

Le Monde, el más leído, pone el foco en Macron y en su "frágil ventaja para la segunda vuelta". Libération asegura que "todavía no es suficiente" mientras que L´Humanité juega con las palabras clave del encuentro: "Extrema derecha y Putin. La fascinación".

Paralelamente, los expertos en comunicación política y medios de comunicación hacen sus valoraciones. Isabell Veyrat-Massos, experta en estos campos del Centre National de la Recherche Scientifique, cree que la candidata de extrema derecha perdió en combatividad, agresividad y en presencia. "Estaba a la defensiva", reconoce. "Tuve la impresión de que Marine Le Pen estaba drogada, hablaba tan despacio que teníamos la impresión de que el tiempo de intervención no estaba equilibrado, que él (Macron) hablaba mucho más que ella, porque hablaba de más cosas cuando ella hablaba despacio y muy bajito con la impresión de que los micrófonos no estaban bien colocados. Fue una sensación extraña, pero probablemente ella quería eso, y es probable que ganara algo", señala la experta en declaraciones recogidas por Reuters.

Sobre el actual presidente, apunta a que estuvo la mayor parte del tiempo "martilleando". "Lanzó ataques sobre un cierto número de temas como Putin (el presidente ruso Vladimir Putin) donde fue muy fuerte, muy fuerte sobre el coste de la vida, muy fuerte sobre el velo, porque había aceptado endosar el papel opuesto a 2017", señala Veyrat-Massos. Así lo explica la experta en base a las acusaciones del actual inquilino del Elíseo sobre la candidata a la que tachó de haber estado financiada por una entidad bancaria rusa cercana el presidente Putin. "Es una mala noticia porque usted depende del poder ruso y del señor Putin", expresó Macron. Le Pen calificó las palabras del dirigente "deshonestas" pues en aquella época --en el año 2015-- el propio Macron era ministro de Economía y, según ella, fue él mismo quien la vetó de beneficiarse de créditos concedidos por entidades bancarias francesas.

La impresión de la experta del Centre National de la Recherche Scientifique no se aleja mucho de la de otros. Louis de Raguenel, jefe del servicio político de Europa 1, señala, en declaraciones a su medio, que Emmanuel Macron, peco de pretencioso y un poco suficiente mientras que Marine Le Pen se mostró más "comprensiva". "No hay una victoria abrumadora para Emmanuel Macron en este debate. Ganó retóricamente, pero los franceses pueden identificarse más con Marine Le Pen, que ha sido más comprensiva con las preocupaciones de la gente pequeña", apoya el experto.

¿Quién ganó el debate entonces?

Si tenemos en cuenta los publicados por los medios franceses, Emmanuel Macron sigue contando con el apoyo de los franceses pero, no muy por delante de su rival. Según la encuesta de Ipsos-Sopra Steria para Le Monde, publicada el miércoles 20 de abril, ganaría con el 56% de los votos, frente al 44% de Marine Le Pen.

En el barómetro diario OpinionWay-Kéa Partners para "Les Echos" publicado este jueves, señala que el presidente fue considerado el más convincente por el 41% de los franceses que siguieron el debate, frente al 31% de Marine Le Pen.