El Boeing 737 MAX 8 es el modelo estrella de Boeing, su gran apuesta para vencer a Airbus. Pero de momento, este modelo de avión se queda en tierra. 32 aerolíneas de 44 países han suspendido sus vuelos con este modelo.

Ha sido imposible verlo volar desde el martes por la tarde en los cielos europeos, y también en los de China, hasta que se descubra la causa del accidente en Etiopía y que siembra dudas sobre el software del avión.

"Lo que hace es corregir el morro del avión, que éste no suba demasiado, y cuando ese sistema falla, provoca que el avión pique hacia abajo y se vuelva incontrolable para los pilotos", ha explicado el piloto y presidente de Asetra, Ignacio Rubio.

Son 157 personas las que han fallecido este domingo en Etiopía cuando un 737 Max 8 se estrelló poco después de despegar. Un accidente muy similar al que se produjo en octubre en Indonesia.

Boeing asegura que su avión es seguro, pero más de 30 aerolíneas han paralizado sus operaciones como medida de precaución. "Va a afectar sobre todo a Boeing como fabricante. Todos sus beneficios están basados mayormente en este modelo de avión", señala el catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia, Joan Vila.

Mientras las causas del accidente siguen sin esclarecerse, las acciones de Boeing siguen en caída libre. Desde el siniestro, han perdido más de un 10% de su valor.