El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió al rey de España y al papa Francisco, mediante una carta, una revisión histórica de la conquista de México. "Resulta ineludible la reflexión ante hechos que marcaron de manera decisiva la historia", dice en la misiva dirigida a Felipe VI.

En el texto, publicado por el medio 'Reforma', López Obrador sostiene que la incursión encabezada por Cortés fue "un acontecimiento fundacional" de la actual nación mexicana, "pero tremendamente violento, doloroso y transgresor". Denuncia, además, que "la Conquista se realizó mediante innumerables crímenes y atropellos".

 

Por ello, propone al monarca español trabajar en una hoja de ruta para celebrar en 2021 una ceremonia conjunta al más alto nivel. En ella, López Obrador y el Gobierno de México piden que "el Reino de España exprese de manera pública y oficial el reconocimiento de los agravios causados".

El presidente de México solicita así que ambos países acuerden y redacten un relato "compartido, público y socializado" de su historia común.

La respuesta del Gobierno de España a la misiva no se hizo esperar. Lamentan profundamente que el texto se haya hecho público y rechazan "con toda firmeza" su contenido. "La llegada, hace 500 años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas", apuntan en un comunicado.

Desde la oposición también han respondido. Pablo Casado, líder del PP, ha calificado de "inadmisibles" las declaraciones de López Obrador; mientras que Albert Rivera lo tacha de "ofensa intolerable al pueblo español". "Así actúa el populismo: falseando la historia y buscando el enfrentamiento", ha señalado en Twitter.