La temperatura en el círculo polar ártico alcanzó los 38 grados centígrados el pasado sábado, el registro más cálido que han marcado allí los termómetros.

Según la agencia de Cambio Climático de la ONU, esta temperatura es 17 grados superior a la normal para un día 20 de junio en el círculo polar. "El calentamiento global se está acelerando y algunas partes del mundo se están calentando mucho más rápido que otras", ha advertido el organismo internacional.

 

Según los expertos, este calor extremo en Siberia es absolutamente anormal incluso en pleno verano ártico y un alarmante recordatorio del calentamiento global.

En este sentido, el metereólogo Scott Duncan, de cuyos gráficos se ha hecho eco Naciones Unidas, ha indicado a través de Twitter que el Ártico atraviesa una ola de calor que se prolongará al menos durante varios días más y en la que se registrarán temperaturas que superarán ampliamente los 30 grados en el círculo polar.

Una temperatura "entre 20 y 25 grados más caliente de lo que debería estar", según puntualizó, indicando que estas elevadas temperaturas no solo afectan al norte de Rusia, sino también a Canadá, al norte de la Bahía del Hudson.