Bucha no fue la excepción. Multitud de ciudades ucranianas han quedado arrasadas por las tropas rusas. Unas dolorosas imágenes que se repiten en territorios que no han quedado impunes al avance de las fuerzas enemigas.

A cinco kilómetros de Bucha el horror se abre paso también en Irpín. Esta ciudad que al principio de la guerra fue un símbolo de la resistencia, sus calles son ahora regueros de civiles asesinados, que se amontonan a la espera de ser trasladados a una fosa común.

Solo en esta localidad, han muerto 300 civiles y 50 militares, además la mitad de la ciudad ha sido destruida. Los muertos están a plena vista, continúan bajo los escombros o en los lugares donde las tropas rusas acabaron con sus vidas. Asimismo, algunos parques y jardines ahora se han convertido en cementerios improvisados.

En el video superior de esta noticia también se pueden ver las atrocidades cometidas en un parque en Járkov. Se observa como un hombre trata de ayudar a otro que está en el suelo, herido por los bombardeos rusos, completamente inmóvil.

Mariúpol también ha sido otra de las ciudades asediada y destruida por las bombas. Al igual que Sumi, que tras su liberación la fiscalía va a investigar los crímenes y torturas cometidas a civiles. Asimismo, en Cherníngov se estima que el 70% de la ciudad está arrasada.