Donald Trump se ha autoproclamado ganador en Pensilvania, Georgia, Carolina del Norte y Michigan, cuatro estados 'clave', a falta de un porcentaje decisivo en el escrutinio. Mientras que en los tres primeros continúa el recuento de votos, en Michigan, al igual que en Wisconsin, ya se da por ganador a Joe Biden, un resultado que se ha negado a aceptar el republicano.

Tampoco ha aceptado los resultados de Nevada, aún en pleno escrutinio. La campaña del hasta ahora presidente ha presentado una querella en Nevada para detener el cómputo de los sufragios al asegurar que se están contando "votos ilegales". Se trata de un Estado en el que se prevé la victoria de Biden y que, en caso de que venciera en Arizona, podría ser clave para llevarle hasta la Casa Blanca.

En Wisconsin, ya teñido de azul, la campaña de Trump ha exigido que se haga un recuento, mientras que en Michigan y Pensilvania han presentado sendas demandas para parar el escrutinio de votos. Según los republicanos, sus observadores no tuvieron la oportunidad de observar las papeletas durante la votación, por lo que podría haberse llevado a cabo un "fraude".

El hasta ahora presidente ha hecho lo propio en Georgia donde, al igual que Pensilvania, se ha sumado a un litigio para que el Tribunal Supremo detenga el recuento, exigiendo que se localicen y vuelvan a contarse los votos de algunos condados. Sin embargo, su demanda ya ha sido desestimada por un juez. Asimismo, Trump ha presentado otra demanda para limitar el plazo de quienes votan por primera vez, con el objetivo de confirmar que tienen la identificación necesaria.

Con una batalla judicial encaminada para no asumir una posible derrota, el republicano ha lanzado un rotundo mensaje por Twitter: "Todos los estados recientemente reclamados por Biden serán desafiados legalmente por nosotros por fraude electoral y fraude electoral estatal. Muchas pruebas, solo consulte los medios. ¡Ganaremos!", ha espetado a través de Twitter.

 

Trump ha iniciado una batalla judicial antes incluso de conocer su derrota. El hasta ahora presidente de los Estados Unidos comenzó a sembrar la duda de la legitimidad de la votación cuando los resultados se tornaron en su contra. Y es que, si Biden confirma su resultado favorable de Arizona, solo le haría falta proclamarse vencedor de uno más de los cuatro estados clave con escrutinios en curso (Nevada, Georgia, Pensilvania y Carolina del Norte) para superar los 270 que le darían las llaves de la Casa Blanca.

Así, con un resultado final aún por determinar, millones de votos por correo sin contabilizar y cuatro estados clave en juego, Donald Trump ha sembrado la insinuación de un "fraude electoral" en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El candidato republicano, que ya advirtió antes del recuento que "ganar es fácil, perder no", ha creado un falso fantasma sobre el sistema electoral norteamericano que ha reiterado durante toda la jornada post-electoral.

En una jornada cargada de ataques contra el sistema democrático estadounidense, la campaña de Trump ha afirmado que el viernes, cuando acabe el recuento del voto por correo, se proclamarán vencedores. "Para finales de esta semana quedará claro a todo este país que el presidente Trump y el vicepresidente Mike Pence serán reelegidos durante otros cuatro años", ha asegurado a la prensa norteamericana Jason Miller, asesor de la campaña de Trump.

 

Sin embargo, con Michigan y Wisconsin teñidos de azul y un pronóstico favorable para Biden en Arizona y Nevada, lo previsible es que el Gobierno del país se torne hacia los demócratas en pocos días. Aun así, el republicano cuenta con buenos resultados en Georgia, Carolina del Norte o Pensilvania. En este último podría decidirse el resultado definitivo: es el Estado con mayor voto por correo, lo que podría tornar la ventaja de la que ahora disfruta Trump.

Trump se niega a aceptar el recuento

El hasta ahora presidente de Estados Unidos no ha rehusado de mostrar en Twitter su indignación por el crecimiento de Biden. Con su continuidad en la Casa Blanca pendiendo del hilo de estados 'bisagra' como Pensilvania o Georgia, Trump ha reiterado que los resultados son "una vergüenza" y no ha dejado de insinuar teorías conspiratorias sobre el recuento. Unas exigencias que ha respondido el candidato demócrata en Twitter.

 

"¡Está sucediendo algo terrible!"

Donald Trump

El republicano ha asegurado que algo "terrible está sucediendo" y así ha querido ejemplificarlo en sus redes sociales. Lo ha hecho, por ejemplo, tras conocer que el senador republicano John James no entrará en el Senado: "Parece que Michigan ha encontrado las papeletas necesarias para mantener a un joven maravilloso fuera del Senado de los Estados Unidos". "¡Está sucediendo algo terrible!", ha zanjado.

Con ironía, Trump ha insinuado la existencia de un 'pucherazo' en numerosas ocasiones: "Estamos ganando a lo grande en Pensilvania, pero el Secretario de Estado de la Autoridad Palestina acaba de anunciar que quedan 'millones de boletas por contar'", ha apostillado. Una idea que ha repetido durante toda la jornada en otros tuits: "Están encontrando votos de Biden en todos los sitios, en Pensilvania, en Wisconsin, en Michigan... ¡qué mal para nuestro país!".

 

Y es que el hasta ahora presidente de los Estados Unidos ya se autoproclamó vencedor ayer, horas después de cerrar las urnas y con millones de votos por contar. Así, esta misma mañana ha denunciado lo que ha denominado como "una mágica desaparición" de sus votos. "¿Cómo es que cada vez que cuentan los vertederos por correo son tan devastadores en su porcentaje y poder de destrucción?", ha continuado ironizando en Twitter.

En esta línea, ha anunciado que recurrirá al Tribunal Supremo de EEUU para denunciar un presunto "fraude": "Estábamos preparándonos para ganar estas elecciones, sinceramente hemos ganado estas elecciones", anunciaba desde la Casa Blanca". Incluso miembros del Partido Republicano han renegado de las dudas sembradas por el candidato, y han instado a Trump a seguir otro camino. Por su parte, la campaña de Biden ha insistido en la necesidad de terminar el recuento y ha asegurado estar preparando a sus abogados para la demanda de Trump.

"Estábamos preparándonos para ganar estas elecciones, sinceramente, las hemos ganado"

Donald Trump

Y es que el candidato republicano, lejos de asumir una posible derrota, ha solicitado a sus seguidores que colaboren económicamente para impugnar los resultados de las elecciones.

Con la mayoría del escrutinio, Joe Biden apunta a ser ganador por un resultado muy ajustado de comisarios, pero con millones de votos de ventaja. Aun así, todavía habrá que esperar días a conocer con certeza el resultado de Pensilvania o Nevada, dos estados con un gran número de votos por correo y que podrían dar un vuelco a lo previsto.