Benedicto XVI ha desmentido ser el coautor de un polémico libro que carga contra los supuestos planes del actual papa, Francisco, de ordenar a hombres casados como sacerdotes. El papa emérito ha exigido a su autor, el cardenal ultraconservador Robert Sarah, que rectifique, que se quiten partes que se le atribuyen y también su nombre de la portada.

Tras la petición del papa Ratzinger, la editorial francesa Fayard retirará el nombre y la foto de Benedicto XVI de la portada de 'Desde lo más profundo de nuestros corazones', que se publica este miércoles en el país galo. El propio autor ha anunciado este cambio, mientras el secretario privado del papa emérito, Georg Gänswein, hacía pública la petición de Ratzinger de que fuera suprimido como autor y desapareciera su imagen.

El arzobispo Gänswein ha explicado a la agencia de noticias católica Kathpress que, por petición de Benedicto XVI, llamó a Sarah para que este arreglase con la editorial la eliminación en la portada de su nombre y foto.

Gänswein ha agregado que también debe retirarse la firma de Benedicto XVI al final de la introducción y la conclusión porque no ha sido su coautor. "La contribución que lleva su nombre en la parte principal del libro es 100 por cien de Benedicto XVI", precisa.

Por su parte, el cardenal Sarah ha informado a través de Twitter que, ante "las polémicas", se ha decidido que el autor del libro será para las próximas publicaciones "el cardenal Sarah con la contribución de Benedicto XVI", sin que figuren como coautores.

 

El libro fue anunciado en un principio como un volumen escrito a cuatro manos por el cardenal y el papa emérito. La polémica ha surgido no tanto por la posición de Benedicto XVI sobre el celibato, sino por el momento en el que el libro va a salir a la luz, cuando se está a la espera de la publicación por parte del Papa Francisco de la exhortación apostólica sobre el Sínodo de la Amazonia.

Durante el Sínodo, celebrado el pasado otoño, los obispos se mostraron mayoritariamente a favor de que ciertas personas puedan ser ordenados como sacerdotes aunque tengan familia estable, para garantizar la celebración de los sacramentos en la región.