Numerosos ciudadanos chinos han salido a las calles durante los últimos días para protestar contra las medidas de Covid cero establecidas por el Gobierno, las cuales están provocando que su control sobre la población sea prácticamente total

En la región de Xin Jiang varias personas se han enfrentado a la Policía. El detonante ha sido un incendio que ha acabado con la muerte de diez personas. Los manifestantes han culpado a las autoridades del trágico resultado por su estricta política de Covid cero.

Aunque las manifestaciones se vienen sucediendo días atrás en diferentes puntos del país, donde los test se han vuelto obligatorios. Brais Mahía, español residente en China, declara a laSexta que "están por toda la ciudad. En cada esquina hay una máquina -para la realización de pruebas-". En su opinión, las autoridades del país asiático "matan moscas a cañonazos" porque si, por ejemplo, se produce "un caso -de Covid- en una manzana, te la cierran entera; y ahí a lo mejor pueden vivir 30.000 personas".

Para los expertos, esta política del Gobierno de Xi Jinping va más allá de lo sanitario. Así lo expone Javier Gil, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Comillas: "Hay una mayor presión sobre los ciudadanos". "Se está utilizando la política de Covid cero para ejercer y ajustar a sus ciudadanos en materia de libertades", puntualiza.

Javier Borràs, analista especializado en China y colaborador de 'El Orden Mundial', valora la situación de este modo: "No diría que es una nueva etapa de represión. Es la habitual, adaptada a las circunstancias extrañas que el país vive actualmente".

Por otra parte, el Gobierno chino está construyendo nuevos campos de confinamiento a raíz del repunte de casos de Covid. Puedes verlo en el siguiente vídeo.