La Policía ha confirmado que el atropello masivo que tuvo lugar el pasado domingo en Waukesha (Wisconsin, EE.UU.), donde cinco personas murieron y 48 resultaron heridas durante un desfile navideño, no fue un atentado terrorista.

"No existe ninguna prueba de que este sea un incidente terrorista", ha explicado el jefe de Departamento de Policía, Dan Thompson.

En la misma rueda de prensa se ha especificado que el sospechoso, que ya ha sido detenido, estuvo involucrado antes del atropello masivo en un "altercado doméstico", sin especificar todavia la policía de qué se trata.

El supuesto autor del atropello fue identificado por las autoridades como Darren Brooks, de 39 años y originario de Milwaukee, y que, según la policía, aparentemente actuaba solo.

Un agente intentó neutralizarlo abriendo fuego contra él, pero debido a la multitud congregada en la zona por el desfile tuvo que dejar de disparar para evitar víctimas por los disparos. Finalmente, Brooks fue arrestado por la policía no lejos de la zona donde se produjo el incidente y ahora afronta cinco cargos de homicidio intencionado en primer grado.

Los hechos sucedieron el pasado domingo cuando un vehícculo rojo irrumpía a gran velocidad en la celebración del desfile de Navidad.

Entre los heridos hay menores de edad que habían acudido a celebrar la llegada de las fiestas.