La Policía de Canadá ha informado este lunes de un atropello "premeditado" que acabó con la vida de cuatro miembros de una familia musulmana, ocurrido en la ciudad canadiense de Londres, situada en la provincia de Ontario.

A las 20:40 horas (hora local) del pasado domingo, un vehículo ocupado por un hombre de 20 años subió a una acera en la paseaban cinco miembros de esta familia, a los que atropelló. Un niño de nueve años es el único superviviente, que se encuentra en un hospital con lesiones graves. Por el contrario, las víctimas mortales son dos mujeres, de 74 y 44 años, un hombre de 46 años y una adolescente de 15 años.

Un ataque islamófobo

Las autoridades han detallado que los investigadores han considerado "que este suceso fue un acto intencional y que las víctimas fueron atacadas debido a su fe islámica". "Hay pruebas de que se trató de un acto planificado, premeditado y motivado por el odio", han añadido.

Asimismo, han indicado que el ciudadano canadiense Nathaniel Veltman, presunto autor de los hechos, ha sido acusado de cuatro cargos de asesinato en primer grado y un cargo de intento de asesinato. Este lunes, el acusado ha comparecido ante un tribunal.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se ha mostrado "horrorizado" por el suceso y ha trasladado su apoyo a los afectados por lo que ha descrito como "un acto de odio". "Estamos aquí también para el niño que sigue en el hospital", ha manifestado a través de su cuenta en la red social Twitter.

"A la comunidad musulmana de Londres y a los musulmanes del país, sabed que estamos con vosotros. La islamofobia no tiene cabida en ninguna de nuestras comunidades. Este odio es insidioso, despreciable y debe parar", ha subrayado.

Una tragedia que se ha hecho sentir en la ciudad

Trudeau ha confirmado además que ha hablado con el alcalde de Londres, Ed Holder, sobre el "odioso y atroz ataque". "Le he hecho saber que seguiremos usar todas las herramientas con las que contamos para combatir la islamofobia y que estaremos ahí para los que están de luto", ha agregado.

Por su parte, Holder ha publicado en un comunicado su conmoción por los hechos: "Estamos de luto por la familia, tres generaciones de la cual han fallecido", ha dicho, antes de añadir que "reza" por la recuperación del niño herido.

"He ordenado que las banderas en el Ayuntamiento de Londres ondeen a media asta durante tres días de luto", ha manifestado, al tiempo que ha confirmado un encuentro con líderes de la comunidad musulmana local para trasladar su "profunda tristeza".

"Quiero que cada uno de ellos sepa que la nuestra es una comunidad segura. Deben sentirse seguros en Londres, Ontario. Esta es su casa tanto como la mía", ha argüido Holder, quien ha hablado de "asesinato en masa contra musulmanes y ciudadanos de Londres"

Junto con eso, Munir el Kassem, imam en el Centro Islámico del Suroeste de Ontario, ha destacado en declaraciones a la cadena de televisión canadiense CBC que la gente no debe "ser alienada y vivir con miedo". "Debemos hacer frente al odio en los frentes educativo, político y social", sentenciado.