Apenas tiene un año de vida, pero Mohamed ya sabe lo que es el horror de la conquista talibán en Kabul. Ahora mismo lucha por su vida tras varios días en coma en un hospital afgano: fue una de las víctimas del atentado de ISIS-K cerca del aeropuerto. Y precisamente su maltrecho estado de salud ha provocado que su madre tuviera que dejarlo atrás. Ahora, evacuada en Reino Unido, lucha para reunirse con él.

Mohamed, su madre y su hermana de cinco meses se encontraban en las puertas del aeródromo de Kabul cuando los terroristas de ISIS cometieron el atentado. Junto a su padre y su abuelo esperando la oportunidad de escapar. Ellos murieron y él resultó herido con graves heridas de metralla en el estómago.

Su hermana de cinco meses resultó ilesa. Ambos están ahora atrapados en Afganistán sin posibilidad de reencontrarse con su madre. El estado de salud del pequeño impide viajar, pero toda vez que las evacuaciones han terminado, el reencuentro se complicar.