El ministro de Energía de Ucrania, Herman Galuschenko, ha advertido este viernes de que el mundo está al borde de la mayor catástrofe nuclear en la historia de uso pacífico de la energía atómica tras el ataque ruso que provocó un incendio en un edificio de la central de Zaporiyia, en el sureste del país.

"El agresor continúa asestando golpes demoledores a Ucrania. No lo detienen ni los miles de víctimas ni las tragedias. Ahora quieren destruir todo el mundo", ha escrito en su página de Facebook. Galuschenko ha denunciado que las tropas rusas emplearon fuego de tanques, de artillería y cohetes contra la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, "a sabiendas de las consecuencias catastróficas de sus acciones".

"Es una guerra de aniquilación, de aniquilación de la humanidad y de nuestro planeta. La seguridad nuclear no le preocupa al enemigo", ha subrayado el ministro. Ha añadido que Ucrania desde hace días venía advirtiendo al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) del peligro que supone la guerra lanzada por Rusia contra Ucrania.

"Exigimos la intervención de esta organización internacional y la adopción de duras medidas contra el agresor, pero hasta ahora no se han adoptado", ha insistido.

El Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania ha indicado que equipos de bomberos, a los que ayer las tropas rusas no permitieron acceder al recinto de la central, establecieron que el fuego abarca tres plantas de un edificio de formación.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se ha dirigido hoy a Europa para pedirle que "despierte ya" ante el "terrorismo nuclear" de Rusia. "¡Europa debe despertarse ya! La central nuclear más grande de Europa está en llamas, se están desconectando ahora mismo unidades nucleares", ha señalado en un vídeo colgado en la cuenta de Telegram de la oficina presidencial.