Dos jóvenes han sido detenidas en el centro de Florida por atacar con pintura la casa vacacional del policía detenido y acusado por el asesinato de George Floyd.

Katelin Benoit, de 18 años, y Kimberly Guzmán, de 20, fueron arrestadas por la Policía del condado de Orange, por lanzar pintura a una vivienda del policía Derek Chauvin, que se enfrenta a cargos criminales por la muerte de George Floyd.

 

Los agentes aseguran que vieron a las dos mujeres arrojar la pintura en la puerta de la vivienda y las detuvieron después cuando se desplazaban en un vehículo en el que había tarros de pintura. Además, señalaron que una de ellas todavía tenía pintura en sus manos.

Chauvin, que fue detenido el viernes pasado y acusado de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente, es uno de los policías que han sido despedidos del cuerpo de policía de Mineápolis por su papel en la muerte de Floyd.

Un vídeo de la detención con Chauvin presionando el cuello de George Floyd con una rodilla durante casi nueve minutos y las quejas de éste de que no podía respirar se hizo viral y provocó una oleada de indignación y protestas por todo el país.

Según la autopsia encargada por la familia, George Floyd murió de asfixia en el lugar de la detención. La asfixia fue provocada por una compresión continuada del cuello y la espalda que provocaron una falta de riego sanguíneo al cerebro, según explicó ayer en rueda de prensa un abogado de la familia.

Horas después de conocerse este examen médico se hacía pública la autopsia oficial. Así, el forense del condado de Hennepin determina que su fallecimiento fue un homicidio.

Según el documento, publicado por 'The Washington Post', Floyd pereció de "paro cardiopulmonar que se complicó con el subyugamiento, limitación y compresión del cuello". Añadió que la víctima sufrió las lesiones que llevaron a su fallecimiento cuando fue inmovilizado por las fuerzas del orden.