El Ministerio de Sanidad ha elaborado, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III, un protocolo de actuación frente a casos de infección por el coronavirus originado en Wuhan, China, en España. Se trata de revisar la situación, la actualización epidemiológica, así como la capacidad de diagnóstico y actuaciones de respuesta, ha detallado el Ejecutivo.

De momento no hay casos confirmados de afectados por el coronavirus en España, después de que el ministerio haya descartado los dos posibles casos que estaban en estudio en nuestro país.

Desde que se tuvo conocimiento de la existencia del virus, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad (CCAES) ha mantenido reuniones diarias y contactos permanentes con los organismos internacionales (Organización Mundial de la Salud, Centro de Control de Enfermedades Europeo y Comisión Europea) para evaluar los riesgos de la situación y coordinar las medidas de respuesta.

Además, el ministerio ha apuntado que mantiene a diario una reunión de seguimiento en la que se analiza la evolución de la situación, tras la que actualiza su información en la página web.

El Gobierno ha recordado que España no dispone de aeropuertos con vuelos con conexión directa a Wuhan y que esta ciudad no es un destino turístico frecuente.

Además, ha destacado que las medidas de protección que se aplican en los centros sanitarios "son eficaces" para evitar la transmisión de este virus, y por todo ello, el impacto para la salud pública, en caso de detectar un caso importado en nuestro país, se considera "bajo".

Así es el protocolo de actuación español

Por el momento no se realizarán controles en los aeropuertos porque, según ha destacado el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, "al no tener vuelos directos no tienen sentido".

El protocolo dispone de un formulario donde se detalla información clínica del paciente o si ha viajado a la zona afectada. Los diagnósticos se realizarán tomando muestras de las vías respiratorias, análisis de sangre y, como novedad, biopsias en caso de que las pruebas anteriores no sean suficientes.

También se contempla un control en los centros sanitarios. Primero en las salas de Urgencia aquellas personas que presenten síntomas serán aisladas y llevarán mascarilla.

Los pacientes investigados o confirmados que sean ingresados dispondrán de habitaciones con ventilación especial para evitar el contagio y el personal sanitario deberá llevar un equipo de protección: batas y guantes impermeables, protección ocular y mascarilla. Además, se tendrá un listado de sanitarios que atiendan a casos confirmados.