La mayor dificultad que están experimentando los países occidentales para evacuar a los miles de refugiados afganos que se agolpan en Kabul es, precisamente, la llegada al aeropuerto. Cientos de afganos siguen llegando a la base aérea con sus propios medios, pero el riesgo es máximo y las posibilidades de conseguir subir a un avión, mínimas.

Es por eso que las misiones occidentales se están esforzando por que los refugiados lleguen sanos y salvos para ser evacuados a España, donde se ha situado el centro de recepción de los asilados afganos.

Por ejemplo, Francia ha utilizado un convoy escoltado para transportar a familias afganas hasta el aeródromo. El país galo ya ha evacuado a más de 470 colaboradores que necesitaban huir de Afganistán.

Estados Unidos y Alemania, por su parte, han optado por utilizar helicópteros para trasladar a las familias desde la ciudad hasta el aeropuerto, evitando posibles bloqueos por parte de las tropas talibanes. EEUU ha evacuado a alrededor de 7.000 personas, aunque la cifra exacta no está clara por el caos de los primeros días. Alemania ha hecho lo mismo con unas 1.600 personas.

Si bien el país norteamericano ha conseguido evacuar a una abultada cifra, de acuerdo con una información del rotativo 'Wall Street Journal', 23 diplomáticos alertaron al presidente Joe Biden de que debía comenzar las evacuaciones el 1de agosto.

"Este proceso tendría que haber empezado hace muchísimo tiempo. Durante 24 horas, el Departamento de Estado no ha seguido tramitando visados, a pesar de que ellos tienen la capacidad para lanzar 20 aviones dentro y fuera cada día", ha explicado en Al Rojo Vivo el experto en Relaciones Internacionales, Pedro Rodríguez.