Arranca la comisión de investigación del asalto al Capitolio de Estados Unidos del pasado seis de enero, por parte de seguidores del ya expresidente Donald Trump. Con un escalofriante vídeo de casi cinco minutos ha dado comienzo la primera sesión en la que cuatro de los agentes que estuvieron en primera línea no han podido evitar emocionarse. Todos coinciden en que han pasado siete meses, pero la herida de aquel día está lejos de cerrarse. Durante el ataque murieron cinco personas, entre ellas, un policía.

Las imágenes les han hecho revivir la violencia y la ira con la que fueron atacados: soportaron insultos, golpes y puñetazos. Los cuatro agentes citados han narrado cómo vivieron en primera persona esas duras horas en su puesto de trabajo, y algunos han llegado a afirmar que temieron perder su vida en el ataque, defendiendo tanto al edificio como a los legisladores que se encontraban dentro.

Es el caso del sargento de la policía del Capitolio, Aquilino Gonell, ha explicado que sintió cómo le faltaba el oxígeno. Él ha descrito lo ocurrido como "batalla medieval" en la que los agentes intentaron defender "pulgada a pulgada" el Capitolio de una turba que exhibió una violencia "terrorífica y devastadora" y que estaba armada con cuchillos, palos, bates, gas pimienta y escudos que habían arrebatado a la Policía.

Como consecuencia del ataque se ha tenido que someter a una cirugía y le espera un año de recuperación. También el agente Hodges terminó casi asfixiado contra una de las puertas del edificio, y el agente Michael Fanone, que acudió como refuerzo y sufrió un infarto minutos después del ataque por parte de lo que él ha calificado de "terroristas".

Asegura Fanone que lo que más le duele no es haber estado cerca de la muerte, sino la "indiferencia" que miembros del Congreso han mostrado a sus compañeros policías.

Queda patente también en los audios que intercambiaban los violentos y que se han reproducido durante la sesión que los asaltantes estaban dispuestos a todo. Como reflejan algunos de estos audios y como han atestiguado los agentes, los atacantes decían que lo hacían "por Donald Trump".

El comité de investigación ha sido impulsado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que ha tenido que lidiar con las críticas de la minoría republicana en la Cámara de Representantes. Su líder, Kevin McCarthy, ha tachado la investigación de "fraude" y ha acusado a Pelosi de estar intentando sacar provecho político.