El Gobierno de Italia ha promulgado un decreto con el que otorga un aprobado general a todos los estudiantes este curso. Una medida que busca que ninguno se quede atrás como consecuencia de la emergencia del coronavirus, que ha causado más de 16.000 fallecidos en el país.

"Estamos asegurando el año escolar", ha dicho la ministra italiana de Educación, Lucia Azzolina, en rueda de prensa.

Así, todos los estudiantes serán aprobados, con independencia de su nota en los primeros meses del curso, y pasarán al siguiente de forma automática. No tendrán exámenes y serán calificados por su rendimiento en el año, también durante los últimos meses en los que han recibido educación a distancia. "Si hay asignaturas que tengan que recuperar, lo harán en septiembre", ha señalado la ministra.

La ministra de Educación había justificado recientemente en declaraciones a los medios que el Gobierno no tiene la certeza de que los estudiantes hayan podido acceder en las mismas condiciones a la educación a distancia ofrecida por los colegios estos meses y, por eso, no se les puede imponer exámenes.

El decreto también prevé la contratación de 4.500 profesores que cubrirán puestos vacantes de jubilados desde el verano de 2019.