Frente al silencio informativo que ha impuesto Rusia, la mayoría de medios occidentales han salido del país y las televisiones oficiales apenas cuentan lo que está pasando. Con esta situación, los piratas de Anonymous le han declarado la guerra "informática" a Vladimir Putin.

Aseguran que están llevando a cabo el mayor ciberataque de la historia, en una operación en la que no solo participan hackers, sino también "programadores individuales que quieren ayudar y defender a Ucrania", tal y como explica la organización en un vídeo.

Según han informado en su cuenta de Twitter, en las últimas horas habrían pirateado los principales canales de televisión del país, su emisión ha cambiado y ha empezado a mostrar imágenes de los ataques rusos.

En un país donde las televisiones están dejando de retransmitir ante las restricciones de Putin, Anonymous quiere mostrar la realidad a los rusos. También han accedido a plataformas similares a Netflix, que tienen miles de abonados y han colado mensajes denunciando la invasión.

Precisamente Netflix ha anunciado que deja de operar en Rusia, y Tik Tok no permite subir contenido nuevo.

Mientras, la oposición interna en Rusia va en aumento: cerca de 5.000 rusos han sido detenidos solo durante el pasado domingo por rechazar la guerra.