En Alemania se ha vuelto a disparar la cifra de fallecidos por coronavirus: en las últimas 24 horas, el país germano ha superado por primera vez los 1.200 muertos por la enfermedad. Este hecho coincide, además, con varios repuntes en el número de contagios durante las últimas semanas.

El Instituto Robert Koch (RKI), el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas, ha indicado en su página web que 1.244 personas han muerto durante el último día, lo que sitúa el total de fallecidos en 43.881. Los casos se elevan a los 1.978.590, incluidos los más de 25.000 de las últimas 24 horas.

Asimismo, la entidad ha señalado que en estos momentos hay alrededor de 314.700 casos activos y ha situado en 1.620.200 el número de recuperados de la COVID-19. Por otro lado, el organismo ha manifestado que la incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 151,2 casos cada 100.000 habitantes, con un total de 125.749 casos detectados durante la última semana.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, y los 16 líderes de los estados federales acordaron el 5 de enero adoptar nuevas restricciones sobre la vida pública por la pandemia de la COVID-19, al tiempo que extendieron el confinamiento vigente hasta el 31 de enero.

Reino Unido también sufre un récord de fallecidos

Los datos compartidos por el RKI llegan poco después de que las autoridades sanitarias del Reino Unido notificaran un nuevo máximo de contagios en un día. De acuerdo con el Ejecutivo británico, el día de ayer, 13 de enero, se contaron 1.564 fallecidos más. Se trata de la primera vez que se supera el rango de los 1.500 muertos, mientras que el primer ministro Boris Johnson no descarta endurecer las restricciones si lo considera necesario.

En el caso del país británico, las cifras de ingresos hospitalarios están por encima de los picos de la primera ola. En esta línea, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha planteado la posibilidad de derivar a pacientes a hoteles para liberar camas en los hospitales.