El reportero Alberto Sicilia ha intentado visitar una de las fábricas militares atacadas por las fuerzas rusas en Kiev, pero las autoridades ucranianas no permiten el acceso para evitar que Rusia sepa si su ataque ha tenido o no éxito. Sin embargo, más allá del celo de las autoridades, también los ciudadanos particulares ponen trabas a los periodistas, tal y como ha podido comprobar Sicilia de primera mano.

Ha ocurrido en directo durante el primer informativo de este sábado, cuando un vecino ha interrumpido al reportero en plena conexión, tal y como puede verse en el vídeo unas líneas más abajo. "Algunos vecinos han visto allí en el barrio sacar al trípode y han llamado a la Policía diciendo que éramos espías", ha explicado el corresponsal de laSexta en el informativo nocturno.

"Han venido varios coches de la Policía a revisarnos la cámara, el móvil... y hemos estado ahí un rato hasta convencerles de que no éramos espías", ha señalado Sicilia, que apunta que "las autoridades ucranianas siguen sin permitir el acceso a los lugares bombardeados que ellos consideran estratégicos"

"Aquí en Kiev hay mucho nerviosismo entre la población porque después de la retirada de las tropas rusas hace dos semanas parecía que la guerra no volvería a esta ciudad, pero con los ataques con misiles de los últimos días parece claro que esa percepción era equivocada", concluye.