La comunidad internacional planea imponer nuevas sanciones contra Rusia ante la escalada de la ofensiva contra Ucrania. Así lo han acordado en el Consejo Extraordinario de Asuntos Exteriores de la Unión Europea que ha tenido lugar este viernes por la tarde.

Josep Borrell ha explicado que, aunque por el momento las sanciones no están decididas, se está "estudiando incluir a más bancos a la lista de entidades desconectadas del Swift", la red global para procesar los pagos entre unos países y otros.

El alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad ha destacado en una comparecencia ante los medios que se trata de "sanciones focalizadas, cuyo objetivo no es golpear a la población, sino parar la maquinaria de guerra del Kremlin".

También ha manifestado que "hay que evitar que los oligarcas rusos escapen a estas sanciones, localizarles y paralizar sus activos porque viven de la corrupción".

Así las cosas, Borrell ha llamado al presidente ruso a parar una invasión de la que solo él es el responsable. "Esto no es occidente contra Rusia. No son dos lados los que luchan. Es la guerra de Putin y solo él puede pararla", ha agregado al respecto.

En este sentido, ha recordado que Rusia se ha quedado "aislada internacionalmente" porque "el mundo está en el lado correcto de la historia". "Putin quiere dividirnos, pero está logrando lo contrario. Estamos más unidos que nunca. El mundo apoya a Ucrania", ha sentenciado.

Respecto a la última ofensiva lanzada por el Kremlin, que ha tomado el control de la central nuclear de Zaporiyia tras bombardearla, Borrell ha advertido de que Rusia "tiene que respetar el perímetro de seguridad de las plantas nucleares porque está en juego la seguridad de todo el continente".