Estados Unidos ha vivido un nuevo caso de brutalidad en una cárcel, esta vez por parte de uno de los guardias de una prisión de Tennessee, que ha agredido brutalmente a uno de los reos.

En las imágenes de seguridad puede verse como el preso agrede con una bolsa de plástico al guardia de seguridad y este responde con una violencia desmesurada: le tira al suelo y le empieza a dar puñetazos pese a tenerle esposado y con los pies encadenados.

El guardia se enfrenta ahora a un juicio, acusado de uso excesivo de fuerza.

No es, ni mucho menos, el primero de este tipo de incidentes en el país. Hace tan solo unos días, una mujer denunciaba a un policía en Virginia que la redujo violentamente por llevar una luz de freno fundida: la sacó de su coche a la fuerza y la golpeó.