Desde que amaneció el lunes, buena parte de España vive bajo una especie de nube de arena gigante que ha dejado imágenes inusuales de paisajes anaranjados. Hablamos de la calima, el polvo en suspensión procedente del Sáhara que ha llegado a la península empujado por la borrasca Celia. Además, este fenómeno, en combinación con las precipitaciones, está dejando ver también una lluvia de barro en diferentes puntos del país.

Además de polvo sahariano, la borrasca Celia está regando algunos puntos del país con una lluvias que hacían mucha falta. Pero, en combinación con la calima, lo que ha llovido es, literalmente, barro.

Así lo hemos visto sobre todo en Andalucía, donde más está lloviendo este martes, en especial en Sevilla, Huelva y Cádiz. Situación que puede agravarse en la tarde-noche, cuando se esperan lluvias más fuertes en el sur de Andalucía.

Lluvia de barro por la calima en Sevilla, este martes

También verán la lluvia de barro este martes, pero en menor intensidad, en Murcia y Comunidad Valenciana.

Sí veremos más zonas embarradas en la jornada del miércoles, cuando se espera que vuelvan las precipitaciones a Madrid y Castilla-La Mancha, además de a Murcia y sur de la Comunidad Valenciana.

La calima es un fenómeno habitual en las Islas Canarias, pero el episodio recaído sobre la península Ibérica se ha calificado como extraordinario, por su intensidad, persistencia y extensión, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Un ventilador de polvo

La causa de lo extraordinario de este fenómeno se debe a que la borrasca se ha situado encima del oeste del continente africano: "Es como si hubiera un ventilador sobre una fabrica de polvo", en referencia al desierto del Sáhara, ha explicado Isabel Zubiaurre, responsable de meteorología de laSexta.

La calima está afectando en toda la península, pero está azotando sobre todo a la mitad este y centro peninsular (Murcia, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Madrid y sur de Castilla y León). Esta jornada del martes será la más dura, y se prevé que el episodio será más leve el miércoles y que continúe hasta el jueves.

Pero lo peor de este episodio no es la suciedad asociada al polvo o el barro, sino que las partículas en suspensión están contaminando el aire, y en muchas ciudades la calidad del aire de este martes es peligrosa incluso para la salud.