Decimos adiós a las últimas horas de calor. La llegada este jueves de un frente frío a la Península dejará lluvias en el oeste y norte peninsular, además de fuertes vientos, temporal marítimo en el Cantábrico y un descenso de las temperaturas, que propiciarán las primeras heladas de este otoño en zonas de montaña, en la meseta y en páramos de la zona centro.

Aún rozarán 30 ºC en Córdoba y Jaén pero este jueves superarán 20 ºC a duras penas, según el equipo de meteorología de laSexta. Entre el jueves y el viernes las temperaturas caerán por debajo de los 15 ºC en muchos puntos del centro y norte de España, en los que siete días antes rondaban los 25 ºC. Para el fin de semana volverán a subir pero no a los valores previos. El calor solo aguantará en Canarias y en el este.

El avance del frente frío -de oeste a este- dejará precipitaciones fuertes en Galicia, además de en otros puntos, sobre todo de la zona centro y Baleares, ha avanzado Rubén Del Campo, portavoz de Aemet, quien señala que, por el contrario, es poco probable que los próximos día llueva en Andalucía y en el sureste peninsular.

Las temperaturas bajarán el jueves en casi todo el país, salvo en el área mediterránea, y aparecerá la nieve en las montañas, en una cota que irá desde unos 2.500 metros al principio hasta situarse en unos 1.300 o 1.500 metros al final del día en las montañas del centro y norte de la península.

Además, se prevé temporal marítimo en el Cantábrico con olas entre los 4 y 5 metros de altura y vientos fríos que soplarán intensos en la mitad norte y Baleares, incrementando la sensación desapacible; así, en capitales de provincia como León, Burgos o Soria las nocturnas oscilarán entre 2 y 4 ºC y por el día no alcanzarán los 15 ºC.

El viernes aún soplarán los vientos del noroeste con intensidad en el norte de la península y Baleares y las lluvias podrán ser abundantes en el Cantábrico Oriental, norte de Navarra y Pirineos, con nieve en esta cordillera por encima de unos 1.300 metros y temporal marítimo en el Cantábrico con olas de hasta 6 metros.

En el resto del país, se esperan cielos despejados, y durante la jornada, y una vez que el frente haya completado su paso por la península, se irán imponiendo las altas presiones sobre España, situación que tendrá continuidad en los días siguientes, de manera que "el fin de semana, el tiempo será en general estable".

El fin de semana suben las temperaturas

Para el sábado y el domingo, solo lloverá en Galicia, Comunidades Cantábricas y Pirineos y con temperaturas que comenzarán a subir y a continuar durante la próxima semana, para regresar a valores claramente por encima de lo normal.

Del Campo ha resaltado que "las madrugadas del viernes y el sábado serán frías y se producirán heladas nocturnas en zonas de montaña y también en puntos de la meseta": Segovia, León, Burgos, Palencia, Zamora, Teruel y Soria son las capitales candidatas para recibir las primeras heladas este otoño.

Durante el fin de semana se superarán los 20 ºC en el centro, sur, área mediterránea y Baleares, también en puntos del Cantábrico y para el domingo, el ambiente será más cálido en las horas centrales del día en toda la península, salvo en puntos del noroeste, donde la niebla puede ser persistente.

Para el portavoz, las temperaturas máximas se situarán entre 5 y 10 ºC grados por encima de lo normal en la mitad sur peninsular, mientras que las lluvias quedarán acotadas al noroeste de la península, lo que favorecerá que el ambiente cálido para la época persista, al menos, los primeros días de la próxima semana.

Llueve sí, pero será insuficiente

En estas 48 horas lloverá sobre todo en Galicia y País Vasco. La lluvia llegará al centro pero tímidamente, habrá puntos de Madrid o Castilla-La Mancha que no acumularán más de 1 l/m2.

Es decir, caerá más agua, pero no donde hace falta. La capacidad media de los embalses está al 32,2%. Es el peor dato a estas alturas del año desde 1995 (12.817 hm3). Por orden de menos a más le seguiría noviembre del 80 y noviembre del 94, por lo que desde que hay registros estaríamos en cuarta posición. No obstante, ha subido (219 hm3 más) con respecto a la semana anterior, pero realmente casi todo por lo caído en Galicia. En Costa Galicia han ganado 103 hm3 en una semana (la mitad de lo ganado a nivel nacional). La cuenca que más ha subido, dentro de las que más lo necesitaban, es la del Miño.

Con estos datos, Endesa deberá detener la producción de luz en algunas centrales hidroeléctricas por la sequía. Una de ellas es Baix Cinca, que tiene la segunda menor capacidad desde 1966. Hay que remontarse a 1989 para encontrar un año con tan poca generación de energía.