Las imágenes aéreas muestran la devastación que han provocado las intensas lluvias de estos días en Navarra. A vista de pájaro podemos ver perfectamente la cantidad de zonas inundadas en Pamplona. En el horizonte se extienden piscinas y más piscinas de agua y barro.

Uno de los barrios más afectados de la ciudad es el de la Rochapea. Es de los más próximos al río Arga, desbordado tras registrar la mayor crecida de los últimos 20 años. Las autoridades recomiendan a los vecinos no salir de sus casas y mucho menos utilizar sus vehículos.

Pamplona se encuentra en nivel de alerta 1 del Plan contra inundaciones después de que esta madrugada se haya alcanzado los 508 m3 por segundo en el río Arga. Es el dato de mayor caudal en ese curso desde que comenzaron los registros en el año 2000. Como comparativa, en las inundaciones de 2013 se midió un máximo de 492 m3 por segundo en el término municipal de Burlada.

Hoy en concreto es el segundo día más lluvioso en Pamplona de lo que va de 2021 con 45,7 l/m2. En lo que va de diciembre supera 100 l/m2, más de lo que cae en todo el mes. En las últimas dos semanas recoge más de 200 l/m2.

Las intensas lluvias que continúan hoy, junto al deshielo, han contribuido a la crecida de los ríos de la Comunidad Foral. En la localidad navarra de Sunbilla, uno de los lugares que se están viendo seriamente afectados por el temporal de lluvia y la inundación del río Bidasoa, ha fallecido una persona al desprenderse el cobertizo de un caserío cuando, al parecer, se encontraba en el interior de su coche.

El tráfico también se está viendo afectado en diversas vías, entre ellas la A-1 autovía del Norte, en la que se está desviando la circulación por inundación sentido Pamplona en el kilómetro 395, por el ramal de Olazagutia. Asimismo la N-121-A Pamplona-Behobia está cortada en el kilómetro 65 por un árbol caído, por lo que se desvía el tráfico pesado por la A-15, y los túneles de Belate y Almandoz están cerrados por inundación.

Estas circunstancias han llevado al Gobierno de Navarra a alertar sobre la situación "sensible", "muy crítica y muy extraordinaria" que se vive este viernes en la Comunidad foral. Los bomberos han desalojado en lanchas a una veintena de vecinos del barrio de Martiket en Villava (Navarra) debido a que el agua había alcanzado ya un metro de altura en sus viviendas.