El calor extremo que hemos vivido en las últimas semanas parece llegar a su fin. Al menos, se apaga parcialmente en las próximas horas.

En las últimas horas, hemos visto cómo en lugares como Estepona (Málaga) o en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) han pasado de 43 o 42 grados de máxima a 35 y 38 grados. La bajada ha llegado a ser diez grados en San Roque (Cádiz), pasando de 41 a 31 grados del martes al miércoles.

Esta situación se mantendrá durante miércoles y jueves, pero a partir del viernes se espera que las temperaturas vuelvan a ascender, con hasta 40 grados en Andalucía y Extremadura, 38 grados en Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, y 36 grados en Castilla y León y Aragón.

Ojo también a las tormentas, que podrán hacer acto de presencia en Aragón y en Cataluña, donde se mantiene en varios puntos el aviso por riesgo extremo de incendios, algo que también seguirá durante este miércoles en zonas de Navarra, Canarias, La Rioja, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura.