El comité de empresa de la factoría de Alcoa en San Cibrao, en la costa de Lugo, mantiene las protestas para reclamar una solución que evite el despido de más de 500 trabajadores de la fábrica de aluminio primario y a primera hora de la mañana de este martes han vuelto a bloquear el acceso principal al complejo industrial con una barricada formada por neumáticos a los que han prendido fuego.

Posteriormente, los trabajadores han iniciado una "ruta turística por el municipio de Cervo", ha explicado con ironía el presidente del comité, José Antonio Zan, para terminar luego la protesta con el regreso a San Cibrao.

El comité calcula que en la protesta han participado entre 1.500 y 2.000 personas, todos trabajadores de la plantilla de Alcoa y de las empresas auxiliares que prestan servicio en la fábrica, dado que sus empleados también están afectados por la decisión de la multinacional.

José Antonio Zan aseguró que las protestas de los últimos días no han sido "más que un calentamiento", porque las acciones previstas por los representantes de los trabajadores irán subiendo en intensidad si por parte de la dirección de Alcoa y de las administraciones no se ofrece una solución que evite el despido colectivo anunciado por la multinacional.

Desde su punto de vista, la respuesta social a esta situación está "muy a la altura de una comarca como la de A Mariña". "Quien no está a la altura es la clase política y, concretamente el Gobierno de España y las ministras Maroto y Ribera", lamentó.