Telefónica y Liberty Global han acordado unir sus negocios en Reino Unido, O2 y Virgin Media, en una sociedad de riesgo compartido (joint venture) participada al 50% por ambas compañías, ha informado este jueves la operadora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Según destaca la nota de prensa emitida por Telefónica, la operación, con la que se especulaba desde hace días, "dará lugar a un proveedor integrado de servicios fijos y móviles más fuerte en el mercado británico" con más de 46 millones de suscriptores de vídeo, banda ancha y conectividad móvil y unos ingresos de aproximadamente 11.000 millones de libras (unos 12.570 millones de euros).

Virgin Media es la propietaria de la red de banda ancha más rápida del Reino Unido, y O2, la mayor plataforma móvil del país, y la operación otorga un valor de empresa a O2 de 12.700 millones de libras (14.500 millones de euros) y a Virgin Media de 18.700 millones de libras (21.353 millones de euros). El negocio de Telefónica se aportará libre de deuda, mientras que Virgin Media se aportará con 11.300 millones de libras (12.902 millones de euros) de deuda neta y similares.

Al cierre de la operación Telefónica recibirá un pago de 5.700 millones de libras (unos 6.500 millones de euros), mientras que Liberty Global percibirá 1.400 millones de libras (cerca de 1.600 millones de euros),

 

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha subrayado que esta combinación supone "un punto de inflexión en el mercado británico, en un momento en que la demanda de conectividad nunca ha sido tan alta ni tan crítica. Estamos creando un competidor fuerte, con una escala significativa y con fuerza financiera para invertir en infraestructuras digitales en Reino Unido, ofrecer más opciones y aportar un mayor valor a millones de consumidores, empresas y clientes del sector público. Hoy se crea un operador líder convergente en Reino Unido, lo que es motivo de orgullo para ambos socios”.