El decreto de medidas de choque contra la guerra aprobado este martes en Consejo de Ministros modifica la Ley de Ordenación del Comercio Minorista para permitir a los establecimientos comerciales limitar en situaciones excepcionales las unidades máximas por artículo que pueden ser adquiridos por cada comprador.

Esta medida llega después de los episodios de desabastecimiento de productos como aceite de girasol o leche que se han registrado en las últimas semanas como consecuencia de la guerra de Ucrania y el paro de transportistas.

El decreto publicado este miércoles en el BOE reforma el artículo 9 de la Ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista, que establece en su apartado 2 que “los comerciantes no podrán limitar la cantidad de artículos que pueden ser adquiridos por cada comprador ni establecer precios más elevados o suprimir reducciones o incentivos para las compras que superen un determinado volumen. En el caso de que, en un establecimiento abierto al público, no se dispusiera de existencias suficientes para cubrir la demanda, se atenderá a la prioridad temporal en la solicitud”.

El decreto introduce un nuevo apartado, tercero, en ese artículo: “Excepcionalmente, cuando existan circunstancias extraordinarias o de fuerza mayor que lo justifiquen, los establecimientos comerciales podrán suspender con carácter temporal la prohibición prevista en el apartado 2 de limitar la cantidad de artículos que puedan ser adquiridos por cada comprador. Estas medidas deberán estar justificadas y se adoptarán de manera proporcionada cuando sea necesario para impedir el desabastecimiento y garantizar el acceso de los consumidores en condiciones equitativas”.