La Reserva Federal de Estados Unidos ha anunciado este miércoles una subida de los tipos de interés de medio punto para luchar contra la inflación desbocada. Con esta subida -que dobla la llevada a cabo en marzo-, el tipo de interés oficial de la mayor economía del mundo pasa a situarse en una horquilla de entre el 0,75% y el 1%.

Se trata de la mayor subida de tipos de interés en más de dos décadas, ya que la última vez que el banco central estadounidense anunció un incremento de medio punto fue en el año 2000.

La Junta de Gobernadores del sistema de la Reserva Federal ha adelantado que espera llevar a cabo más subidas de los tipos en el futuro, según un comunicado oficial emitido al término de su reunión de dos días.

Además, la Reserva Federal ha anunciado que a partir del próximo 1 de junio empezará a reducir su cartera de deuda pública del Gobierno de EEUU, compuesta fundamentalmente de letras del Tesoro y de valores respaldados por préstamos hipotecarios. En la actualidad, el banco central acumula un total de nueve billones de dólares en deuda estadounidense.

Así, en junio, julio y agosto, la Reserva Federal se desprenderá de 30.000 millones de dólares en letras del Tesoro y de 17.500 millones en valores respaldados por hipotecas cada mes. A partir de septiembre, estas cifras mensuales subirán a 60.000 millones de dólares y 35.000 millones respectivamente, y el proceso concluirá cuando se alcancen unos niveles "ligeramente por encima" de lo que el banco considera "reservas amplias".

El principal objetivo del banco central estadounidense en estos momentos es mitigar la elevada tasa de inflación, que en marzo se situó en el 8,5 %, la más alta registrada desde 1981. El próximo miércoles se conocerá el dato de inflación correspondiente al mes de abril, que los analistas esperan que sea igual o incluso más alto.