Teléfonos móviles, electrodomésticos, consolas, videojuegos, e, incluso, coches. Son muchas las industrias que están sufriendo la escasez de materias primas fundamentales para la fabricación de multitud de productos.

Una situación que, con la campaña de navidad a punto de comenzar, preocupa a comerciantes y a consumidores. Y es que, a menos de un mes de que comience diciembre las ventas propias de esta época del año empiezan a aumentar. De hecho, desde algunos sectores como el juguetero han pedido que se adelanten las compras ante una posible falta de productos determinados.

Pero, ¿estamos ante un posible desabastecimiento total? Lo cierto es que el mercado no sufrirá una fractura de tales dimensiones. Sí podrá darse un encarecimiento de los precios, retrasos en las entradas y algunas ausencias puntuales, pero no un desabastecimiento total.

A la escasez de los semiconductores utilizados en muchos productos electrónicos se suma el retraso generado por la paralización de la actividad de algunas fábricas durante lo peor de la pandemia, el tapón en el envío de contenedores del continente asiático y el encarecimiento de las materias primas.

El presidente de la asociación catalana de comerciantes Retailcat, Joan Carles Calbet, asegura que en los últimos meses se ha pasado de pagar unos 2.000 dólares por contenedor a unos 14.000, ya que hay un incremento muy fuerte de la demanda y dado que China no importa y solo exporta, los contenedores no vuelven al país y cada vez hay menos. "Los pocos que hay los están haciendo pagar a precio de oro", ha señalado.

Esta crisis ya se ha dejado notar en el mercado automovilístico. Las matriculaciones en octubre han sufrido una caída del 20,5% respecto al año pasado. Según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam), en el décimo mes del año se matricularon 59.044 vehículos, mientras que en el mismo periodo de 2020 fueron 74.228.

Mientras, el gigante Apple ha avanzado que producirá hasta 10 millones menos de unidades de su último modelo de iPhone. La compañía ha proyectado fabricar hasta 90 millones de unidades del iPhone 13, un objetivo al que será difícil llegar y que se hará notar directamente en las tiendas.

También se está dando el caso de algunos mayoristas que reciben anulaciones de pedidos porque los plazos de entrega se están retrasando y la mercancía llega demasiado tarde. De cara al Black Friday, Joan Carles Calbet considera que puede haber escasez de algún producto, pero lo que seguro que habrá es un incremento de los precios, que en algunos casos puede estar entre un 5% y un 10%.