El Consejo de Ministros ha aprobado una prórroga de los ERTE hasta el 31 de enero, con el acuerdo de sindicatos y patronal.

"Estamos ante un acuerdo de máximos que protege a todas las empresas y trabajadores", ha asegurado Yolanda Díaz, que ha explicado que se produce un cambio en el modelo, por el que desaparecen los llamados "ERTE de rebrote" y se sustituyen por tres modalidades.

Así, ha precisado la ministra de Trabajo, los tres tipos de ERTE que se contemplan son por impedimento del desarrollo de la actividad mercantil -como sería el caso en estos momentos del ocio nocturno, ha ilustrado-, vinculados a la limitación de la actividad y para aquellas actividades especialmente golpeadas por la pandemia de coronavirus.

Cada una de estas modalidades de ERTE tiene sus propias particularidades, que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha detallado durante su intervención.

ERTE de impedimento

El denominado "ERTE de impedimento", según ha explicado Escrivá, está dirigido a "aquellas empresas cuya actividad se vea suspendida por la decisión sanitaria", que recibirán el "mismo tipo de protección que en el peor momento de la crisis".

Aquellas empresas con menos 50 trabajadores en esta modalidad de ERTE tendrán exoneradas el 100% de las cotizaciones a la Seguridad Social y aquellas con más de 50 trabajadores, el 90%.

ERTE de limitación

Las empresas con menos de 50 trabajadores que se acojan a esta modalidad tendrán una exoneración del 100% en octubre, el 90% en noviembre, 85% en diciembre y 80% en enero.

En el caso de las empresas más grandes, de más de 50 trabajadores, las exoneraciones también seguirán este modelo decreciente, pero con 10 puntos menos: 90% en octubre, 80% en noviembre, 75% en diciembre y 70% en enero.

ERTE para empresas especialmente afectadas

Por otra parte, el titular de Seguridad Social se ha referido a las "empresas que habían hecho un esfuerzo para incorporar trabajadores pero que por decisiones administrativas, sobre todo internacionales, tuvieron que interrumpir su actividad o la limitaron enormemente".

Estas empresas, ha explicado, tendrán una exoneración del 85% de las cuotas "constante" durante los próximos cuatro meses y del 75% en el caso de las empresas de 50 o más trabajadores. Estas exenciones se aplicarán tanto a los trabajadores que se hayan reactivado como a los que permanezcan suspendidos y, en el caso de transición de un ERTE por fuerza mayor a uno por causas económicas, se mantendrán estos porcentajes.

Mejora del contador a cero y 70% de la base reguladora

Por otra parte, la titular de Trabajo ha indicado que a partir de ahora los trabajadores en ERTE recibirán el 70% de su base reguladora, y no el 50% como ocurría hasta ahora una vez transcurridos seis meses recibiendo la prestación.

Además, seguirán prohibidos los despidos y las horas extraordinarias. "Por favor, no es necesario cometer fraude. Dediquemos los recursos para aquellas empresas y trabajadores que más lo necesiten", ha pedido Díaz a este respecto. Las empresas en ERTE, ha añadido, no podrán acudir a nuevas subcontrataciones salvo que en aquellas categorías profesionales que no estén cubiertas por la propia empresa.

También se mantiene el derecho a la prestación por desempleo para aquellas personas en ERTE que carezcan de los requisitos habituales para cobrar el paro y se introduce una mejora del "contador a cero" de paro consumido: este pasa a un total de 196 días de protección y se extiende hasta el 1 de enero de 2021.

Por otra parte, se introduce una nueva protección para los trabajadores fijos discontinuos y periódicos, así como una compensación extraordinaria para aquellos a tiempo parcial.

Además, ha agregado Yolanda Díaz, se priorizará desde el SEPE la formación de los trabajadores en ERTE para que estos "aprovechen su estancia en este momento delicado para mejorar sus capacitaciones para el futuro".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Díaz también ha querido lanzar un mensaje de esperanza: "Afrontamos un otoño y un inverno que esperemos que no sea tan difícil", ha indicado, anticipando que "si salvamos el otoño y el invierno, sí entraremos de lleno en la recuperación".