La emergencia sanitaria ha sacudido con fuerza a la sanidad, la educación y la economía española. Pero no son las únicas, la administración fiscal también. Por eso se ha visto obligada a reajustar el calendario fiscal 2020, a excepción de los plazos de la campaña de la Renta 2020, que se mantienen.

Estas normas, recogidas en el Real Decreto-ley 7/2020, se van modificando a medida que evoluciona la situación sanitaria. En las siguientes líneas puedes consultar las obligaciones y trámites fiscales que han sufrido alteraciones a causa del Covid-19 y qué citas con el fisco se mantienen.

Sin cambio en los plazos de la declaración de la renta

A nivel estatal, la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) ha anunciado que el calendario de la campaña de la renta 2019-2020 no sufre ningún cambio, ni se ve afectada por las medidas tomadas por el Gobierno con motivo del coronavirus.

Los plazos oficiales de la campaña de la renta y patrimonio se mantienen entre el 1 de abril y el 30 de junio. Es decir, todas las personas que presenten su declaración del IRPF fuera de estas fechas tendrán una deuda con Hacienda.

Sin embargo, el sistema tributario del País Vasco, que funciona de forma independiente del resto de España, ha ajustado los plazos de campaña para este año adaptándose a la situación causada por el coronavirus.

En Guipúzcoa han decidido retrasar la modalidad de renta mecanizada, es decir, la que se hace de manera presencial en las oficinas hasta que "se normalice la situación". En esta provincia, al igual que ocurre en el resto de España, las oficinas de la agencia tributaria permanecen cerradas para la atención presencial.

Además, mantienen el inicio de la campaña el día 7 de abril, pero amplían la fecha límite para presentar la declaración de la renta 2019 hasta el día 29 de julio. La sede electrónica y el servicio telefónico estará disponible para todos los que tengan que presentar la declaración del IRPF en este periodo.

Por su parte, en Álava todos los que quieran hacer la declaración de la renta de manera presencial deberán esperar a septiembre. El plazo para declarar ante la Hacienda alavesa a través de Internet o por teléfono se mantienen del 6 de abril al 25 de junio. Quienes no estén de acuerdo con su borrador podrán hacerlo de forma presencial en septiembre.

Cambios a nivel estatal: impuestos a pymes y autónomos

Desde el punto de vista fiscal y tributario, las pymes y los autónomos sufren una serie de reajustes. Se aplazan las fechas límites para el pago de impuestos durante un periodo de seis meses para evitar impagos debido a la reducción de la actividad económica de las pequeñas empresas.

Primero se debe solicitar el aplazamiento, que puede ascender hasta 30.000 euros y que se concede por un periodo de seis meses. Aunque las empresas que se quieran ahorrar intereses, pueden empezar el pago después de tres meses.

Pero no todas las empresas tendrán acceso a estas medidas fiscales. Uno de los requisitos para poder aplazar el pago de impuestos está en el volumen de operaciones, que no puede haber sido superior a los 6.010.121,04 euros en 2019.

Hacienda ha querido tranquilizar a la ciudadanía y ha explicado que son conscientes de la situación y que no considerarán los plazos como incumplidos en caso de que exista un trámite pendiente. Las citas pueden ser aplazadas y se les conocerá nuevas fechas más adelante, explican en su web.