El Black Friday llegó para quedarse. Fue en el año 2015 cuando la irrupción de esta tendencia de origen estadounidense se consolidó en nuestro país: el 60% de los negocios españoles se unió al "Viernes Negro" frente al 24% que lo hizó el año anterior, según datos de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital). Cinco años más tarde, la pandemia por Covid-19 pondrá a prueba la efectividad de esta campaña el próximo 27 de noviembre.

A pesar de ser considerado uno de los días más populares para comprar, este año los españoles han reducido el gasto medio que pretenden dedicar a esta jornada, pasando de los 261 euros del año pasado a los 251 euros. Al mismo tiempo, también ha disminuido el porcentaje de compradores que tiene intención de realizar alguna compra el próximo 27 de noviembre: del 51% de 2019 al 47% de este año, según recoge el último estudio estacional de El Observatorio Cetelem.

Sin embargo, las peor paradas de la jornada serán las tiendas físicas pues, según el citado estudio, el 65% de los consumidores que tiene pensado realizar compras en el próximo "Black Friday" declara que lo hará por internet, mientras que 29% comprará por ambos canales y solo un 6% lo hará únicamente en tienda física.

En este sentido, el estudio de Global Savings Group comparte las mismas previsiones que Cetelem. El CEO de Global Savings Group en España, Italia y México, Corrado Rota, augura que será un "trimestre complicado para las tiendas físicas". "El confinamiento, las limitaciones de aforo y el hecho de que los consumidores se han acostumbrado a comprar online por el confinamiento" va a perjudicar al pequeño comercio este Black Friday, explica al otro lado del teléfono el directivo.

Sin embargo, el experto señala que el impacto no será igual para todas las pymes y que muchas se salvarán gracias a la digitalización que han llevado a cabo en los últimos meses. "Muchas marcas han reaccionado y han entrado directamente en grandes portales como Amazon", añade.

A diferencia de las tiendas físicas, el pronóstico para el comercio electrónico es cuanto menos prometedor pues, según el informe de la compañía, podrían experimentar un crecimiento de ventas de hasta un 27%, a pesar de las dificultades económicas. Asimismo, el modus operandis de este canal para el Black Friday será diferente al de otros años: los descuentos serán "más agresivos" para incentivar las compras y, además, se prolongarán semanas antes y después del ' Viernes negro' para motivar a los consumidores a anticipar las compras y evitar así los envíos se puedan dilatar más allá de la Navidad a causa de las limitaciones vinculadas al COVID-19, tal y como asegura el gerente.

Moda, electrónica y juguetes: el top 3 de este Black Friday

El canal online será el gran aliado de los consumidores el próximo 27 de noviembre. Sin embargo, ¿qué tienen pensado adquirir?

La respuesta a esta pregunta no difiere demasiado de las intenciones de compra del año pasado. La moda y el calzado, los complementos, los dispositivos móviles y electrodomésticos continúan siendo los productos más solicitados de esta campaña. Sin embargo, el mayor incremento respecto al 2019 lo han protagonizado los juguetes, que han pasado de un 25% a un 35%. Aunque no de forma tan exagerada, los productos de ' gaming' y los de salud y belleza también han aumentado su porcentaje de demanda entre los consumidores.

A diferencia de todos ellos, la pandemia ha pasado factura sobre los servicios de viajes, como billetes de avión y hoteles, que han experimentado un descenso de 4 puntos respecto al año pasado.

El Black Friday y la campaña de Navidad: la gran esperanza de las Pymes

Este año, más que nunca, el Black Friday y la Navidad jugarán un papel decisivo para las pequeñas y medianas empresas españolas, pues durante este tercer trimestre del año se debatirán entre la vida y la muerte.

Así lo afirman los datos de la encuesta 'Las pymes españolas en el contexto del Covid-19' , realizada por eBay y el Instituto IO Sondea de Investigación de Mercados. Según este sondeo, la mitad de las pymes y autónomos (50%) afirman que la supervivencia de su negocio está en riesgo y depende totalmente de las ventas de este último trimestre.

Por ello, se han puesto manos a la obra y, como resultado, cuatro de cada cinco empresas adelantan que aplicarán descuentos y ofertas más agresivas. De forma paralela llevarán a cabo otro tipo de estrategias: el 37% aprovechará estas dos campañas para iniciar su venta a través de las redes sociales mientras que un 34% invertirá en publicidad y campañas de marketing. El porcentaje restante de comercios (29%) se embarcará en la venta a través de una plataforma de comercio electrónico para intentar salvar el año.

Un Black Friday con menos ofertas de empleo

A causa de la incertidumbre que sufren las tiendas físicas, la oferta de empleo de cara a las campañas de venta del Black Friday, Navidad o rebajas está "resentida", según ha señalado la directora de comunicación de InfoJobs, Mónica Pérez, en declaraciones recogidas por Europa Press.

La afirmación de Pérez se apoya en datos recogidos por Infojobs que aseguran que las vacantes vinculadas a las dos últimas campañas del año (Black Friday y Navidad) han caído un 62% respecto a 2019. En este sentido, la directora de comunicación ha señalado que el sector más afectado ha sido el del comercio minorista, cuya oferta de empleo "está más parada que nunca" con una caída del 90% respecto al año pasado.

Mientras tanto, los sectores de compras, logística y almacén tampoco se libran de esta reducción y han protagonizado un descenso del 55% en sus vacantes publicadas respecto hace un año, a pesar de haber sido "el motor de empleo" durante la pandemia, añade la experta.