La Plataforma en Defensa del Transporte, la asociación de empresas y autónomos de transportistas que convocó el paro indefinido de marzo y el nuevo que comenzó en la madrugada del pasado domingo, ha decidido suspender esta nueva convocatoria.

La decisión llega apenas un día después de dar comienzo y tras unas jornadas de baja participación. De hecho, tanto en su primera jornada como en la de este martes, la incidencia del paro ha sido limitada, con una nula afectación en la cadena de suministros, a excepción de algunos actos violentos esporádicos de quema o pinchazo de neumáticos.

Los sindicatos mayoritarios, UGT y CC.OO., no han secundado la convocatoria, como tampoco lo ha hecho el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), el órgano que reúne a las asociaciones empresariales del transporte con el Gobierno.

La Plataforma argumenta que se ha llevado a cabo "una campaña sin descanso de acoso y derribo por parte de cargadores, asociaciones del CNTC, sindicatos gubernamentales, algunos medios de comunicación y una parte concreta política, para intentar desacreditar intencionadamente todo lo posible y lo imposible las movilizaciones anunciadas". En un comunicado, exponen que este martes se han encontrado con una "persecución, acoso y coacciones inconcebibles por parte de distintas autoridades, donde no se está respetando el derecho a paro".

Por ello, añaden, no quieren "exponer a sus gentes a un panorama como el detallado", por lo que toman la decisión de desconvocar el paro.