Las empresas han venido denunciando en estos últimos meses los problemas que están sufriendo para encontrar camareros, transportistas o personal de obra, entre otros profesionales.

Una situación bajo la que se esconde, según trabajadores y sindicatos, unas condiciones precarias relacionadas con los salarios o la tipología de los contratos, entre otras.

En Castellón, por ejemplo, hay 41.861 personas en situación de desempleo. Sin embargo, según recoge el periódico 'Mediterráneo', las empresas de trabajo temporal (ETT) aseguran que hay unas 4.000 vacantes sin cubrir.

"Los especialistas en oficios cada vez son más escasos y en algunas profesiones, incluso, nulos. Los estudiantes han ido perdiendo interés en formarse en oficios y tampoco hay iniciativas para motivar y formar a colectivos en este ámbito, por lo que hay una insuficiencia de profesionales en todos los sectores", ha señalado Pilar Trilles, delegada de la ETT Adecco en Castellón.

Además de las malas condiciones que denuncian trabajadores y sindicatos, también se encuentra el problema de la falta de relevo generacional. Y es que, los jóvenes se orientan hacia otros sectores con salarios y condiciones más atractivas.

Ramón Arenós, miembro de la junta directiva de la asociación de empresarios de la construcción de Castellón, ha señalado al diario 'Mediterráneo' "las empresas no pueden asumir salarios de 2.500 o 3.000 euros porque sería inevitable".

Ante esta situación, las compañías de la zona se 'prestan' los profesionales en función de los proyectos de trabajo que les van saliendo.